La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros informó que sólo 9 de cada 100 mexicanos cuentan con la protección de un Seguro de Gastos Médicos, por lo que una gran mayoría de la población se encuentra vulnerable ante los riesgos que conlleva una emergencia médica.
Al dar a conocer el comportamiento del sector asegurador respecto del Seguro de Gastos Médicos Mayores al segundo trimestre de 2021, el titular de la unidad de atención a usuarios, José Antonio Lozano Mejía señaló que derivado de las condiciones actuales, este producto financiero resulta primordial porque contribuye al cuidado de la salud y brinda seguridad financiera ante gastos de índole médica.
De hecho, hasta mediados del mes de agosto, las aseguradoras habían desembolsado 19 mil 232 millones de pesos por indemnizaciones derivadas del COVID-19 en 39 mil 610 casos, de los cuales aproximadamente el 69% fueron hombres.
La AMIS ha señalado que el costo promedio en atención hospitalaria por el virus SARS-CoV-2, para el caso de las personas que ya contaban con el seguro de gastos médicos al momento del contagio, ha sido de 559 mil pesos para los hombres y de 330 mil para las mujeres.
Por ello, lo más recomendable es contratar una póliza de gastos médicos cuando se goza de buena salud y no cuando ya se ha presentado algún padecimiento o accidente, evitando así la posibilidad de que la aseguradora califique esto como una preexistencia y se excluya en la cobertura, con el correspondiente impacto al patrimonio familiar en caso de enfermedad.
La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas informó que el monto de la prima emitida en el ramo de Accidentes y Enfermedades, donde se incluye la operación de gastos médicos mayores, fue de 56 mil 560 millones de pesos al mes de junio de 2021, con una participación del 16.4% a la prima total del sector asegurador, mostrando un incremento real de 3.9% con respecto a igual periodo del año anterior.
“Desafortunadamente se dan casos en que los asegurados consideran que su aseguradora no cumple lo ofrecido, con las molestias que eso genera. Para hacer valer los derechos de los asegurados se puede presentar una queja directamente ante la compañía de seguros o en la Condusef, donde se orienta e informa sobre temas financieros y atiende las quejas y reclamaciones de los interesados”, concluyó.