La atención de urgencias reales es una obligación de ley para cualquier hospital público o privado.

En la delegación estatal del IMSS, cerca del 40% de las personas atendidas en las salas de urgencias, no son derechohabientes, informó la Dra. Ana Luisa Robles Rivera, Urgencióloga y jefa de Prestaciones Médicas.

Reconoció que aún prevalece entre la población el uso de las salas de urgencias para consultas NO URGENTES; éstas representan al 60% de las otorgadas en dicho servicio.

Para identificar el tipo de urgencia de cada paciente, el IMSS cuenta con un médico clasificador que, a la llegada del usuario a la sala de urgencias, lo atiende, valora y determina el tipo de atención que requiere: Código rojo se atiende de inmediato, sin tiempo de espera (sea o no derechohabiente).

Los códigos naranja, amarillo, verde y azul tienen un tiempo de espera que va de 30 a 180 minutos. El médico clasificador podría incluso remitirlo con su médico familiar -si no amerita atención urgente-.

Reiteró que toda urgencia real se atiende, sea o no derechohabiente; diariamente, el IMSS atiende alrededor de 1,250 urgencias.

Y sobre el programa “Bienestar para toda la vida”, para el periodo 2018-2024, que incluye el aseguramiento de empleadas domésticas, trabajadores temporales del campo, entre otros, señaló que se elabora un programa piloto y que en su momento, se establecerán tiempos y acciones a seguir.