Al informar que el personal médico, trabajadores sociales y psicólogos del Centro de Integración Juvenil de Aguascalientes han sido vacunados contra el COVID-19, su director Mario García Martínez consideró urgente que en un plazo aproximado de un mes regresen a sus labores presenciales, las cuales son esenciales para dar un seguimiento a los pacientes involucrados con sustancias psicoactivas.
El titular del CIJ señaló que el personal operativo ha recibido el inmunológico y en breve recibirá la segunda dosis de la Pfizer. Si bien los trabajadores técnicos se mantienen laborando desde sus hogares, el resto de los colaboradores deben estar pronto en la primera línea. Lo anterior, porque no dejan de recibir a jóvenes enviados por la Dirección de Justicia o el IMSS que requieren de una asistencia y atenderlos a distancia no resulta lo más conveniente.
En entrevista con El Heraldo, García detalló que la atención remota no garantiza que los pacientes reciban el seguimiento por el mismo profesional de la salud dado que son atendidos por el personal de guardia. “De ahí la urgencia de volver a lo presencial”, insistió.
Finalmente, agradeció al Gobierno del Estado por vacunar al personal de salud del CIJ y ahora habrá que esperar por la segunda dosis que se aplicará cuando lleguen los inmunológicos para el personal de salud mental de Aguascalientes. Se espera que para principios de junio esté todo listo para entrarle a esa atención emocional y de adicciones a un importante sector de la entidad.

LOS DEJAN COLGADOS
García explicó que en el trabajo remoto no se logra dar una atención adecuada, porque es constante que los jóvenes no acudan a sus citas por medios electrónicos a causa de que no cuentan con los dispositivos correspondientes o bien el servicio del internet.