La solución para combatir a la delincuencia no está en subir las bardas, comprar cámaras de videovigilancia para casas o negocios, ni contratar más personal de seguridad, sino que el freno podría darse al haber una mayor coordinación entre corporaciones policiacas y políticas públicas que permitan garantizar la seguridad en todos los ámbitos.

En esto coincidieron empresarios locales, quienes insistieron en el llamado a que se mejore la coordinación entre fuerzas policiacas, pues si bien el estado ha podido mantenerse con cierto blindaje ante los grupos delictivos, lo que ocurre en entidades como Zacatecas o Jalisco ha dejado estragos en Aguascalientes, en donde los asaltos, robos e intentos de extorsión no han cesado.

El presidente de la Coparmex, Juan Manuel Ávila Hernández, resaltó que si bien el problema no está focalizado en Aguascalientes, los hechos violentos generan incertidumbre, aunque reiteró, es una tendencia nacional porque no hay una política pública de coordinación, y por tanto, los índices delictivos no menguan.

Se debe exhortar al Gobierno Federal, dijo, para que haya un apoyo real en el combate al crimen organizado, como se tuvo en otras administraciones, que al detectar indicios de la presencia y actuar de organizaciones delictivas, se desplegaban fuerzas al estado y se lograba paliar la situación, pero “eso ya no lo vemos del Gobierno Federal”, y debe hacerse algo, insistió, para que los hechos delictivos se vean como algo cotidiano.

Hay buena comunicación.

Por su parte, Karla Martorell Moya, coordinadora de la Mesa de Seguridad y Justicia Aguascalientes, aseguró que el sector empresarial tiene una buena comunicación y relación con las distintas instancias de seguridad y hay confianza en sus protocolos y procesos, pues se sabe que para el combate a la delincuencia se lleva un trabajo de inteligencia, y ha sido así como hay confianza en que el estado se ha mantenido con el blindaje necesario.

Eso se ve reflejado, dijo, porque mientras en estados como Jalisco, Zacatecas y Guanajuato la delincuencia organizada se ha asentado, en esta entidad se ha tenido la capacidad para blindarla y no permitir el arribo y permanencia de esos grupos que sólo generan inestabilidad e inseguridad.

Por parte de la iniciativa privada, resaltó, se ha mantenido el diálogo y el planteamiento de propuestas, pero en general, se ha dejado de manifiesto que debe existir una coordinación entre los distintos órdenes de Gobierno, pues será con ese enfoque como se observarán los resultados.