En el municipio de Calvillo fue frustrado por policías preventivos un intento de extorsión telefónica, durante el cual solicitaban a los papás de un adolescente un pago de un millón de pesos, con el pretexto de que lo tenían secuestrado y en caso de no entregar el dinero lo iban a matar.
Los hechos se registraron el pasado sábado a las 19:00 horas, cuando se reportó al 911 que un joven de 17 años había sido secuestrado en el municipio de Calvillo.
De inmediato intervinieron agentes de la Policía Cibernética, en coordinación con policías estatales y policías preventivos de Calvillo, quienes se trasladaron a la colonia Cerro Alto donde ocurrieron los hechos.
El papá del adolescente, de nombre Héctor, de 42 años, comentó que estaba recibiendo una serie de llamadas telefónicas, donde le informaban que tenían secuestrado a su hijo y para liberarlo tenía que depositarles un millón de pesos.
Agregó que trató de localizar a su vástago, pero al no obtener resultados positivos llegó a creer que efectivamente lo tenían en su poder los secuestradores, pero al no contar con los recursos económicos decidió solicitar la intervención policiaca.
Los efectivos de la Policía Cibernética descubrieron que el número telefónico desde el cual se estaban realizando las llamadas ya lo tenían registrado en su base de datos, ya que correspondía a un teléfono que es utilizado para realizar extorsiones.
Al mismo tiempo se implementó un operativo de búsqueda del adolescente, el cual finalmente fue localizado poco antes de las 10:00 de la noche por policías preventivos de Calvillo, cuando iba caminando por la calle Cofre de Perote, justo en la parte posterior del Panteón Municipal, por lo que procedieron a su aseguramiento.
Cabe destacar que el joven estaba hablando por teléfono con los extorsionadores, quienes mediante amenazas lo habían obligado a salir de su domicilio y trasladarse al punto donde fue localizado.