Elementos de la Policía Estatal lograron evitar una nueva extorsión telefónica, en la cual los delincuentes exigían el pago de una importante suma de dinero para dejar en libertad a un joven, a quien supuestamente tenían privado de su libertad.
Los hechos se registraron alrededor de las 17:45 horas de ayer, cuando un padre de familia de nombre Miguel, de 42 años, arribó a las instalaciones de la Policía Municipal de Jesús María solicitando ayuda, toda vez que había recibido recientemente una llamada en la que manifestaban que tenían secuestrado a su hijo de nombre Juan Carlos, de 19 años de edad, por quien solicitaban 200 mil pesos para dejarlo en libertad.
Fue así que los uniformados recomendaron al preocupado padre de familia no hacer ningún movimiento bancario, al tiempo de que se implementaba un operativo especial con el apoyo de la Policía Estatal y Cibernética. En ese momento el padre de familia indicó que a esa hora su hijo debería encontrarse trabajando en la capital, por lo que se generó un operativo de búsqueda, además de que continuaron las acciones para contactarlo mediante llamadas o mensajes a su dispositivo móvil.
Minutos después, Juan Carlos fue localizado sobre la calle Morelos y Rivero I. Gutiérrez en el centro de la ciudad, sin ninguna lesión, lugar a donde llegó por su propio pie siguiendo las instrucciones de los delincuentes vía telefónica. Finalmente, padre e hijo se reunieron sin que se efectuara depósito alguno.