María Fernanda Tapia Cortes
Agencia Reforma

Guadalajara, México 07-Sep-2020 .-Si estás en busca de un crédito y encuentras una oferta que parece “demasiado buena para ser verdad”, verifica antes de aceptarla que no estás cayendo en las garras de una financiera fraudulenta.

Sólo en las últimas semanas, la Fiscalía estatal ha realizado 12 cateos en la Zona Metropolitana de Guadalajara y ha detenido a 16 personas en falsas instituciones financieras que, aprovechándose de la necesidad de sus víctimas, les sacaban dinero a cambio de un préstamo que nunca se concretaba.

Además, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha detectado sólo en el último año la suplantación de 174 instituciones financieras para ofrecer créditos fraudulentos, y en el primer semestre del año, los casos de este delito incrementaron 47.6 por ciento, llegando los afectados a perder desde mil hasta 100 mil pesos.

Para que no te pase, la Condusef advierte que nunca contrates un crédito en el que te pidan un anticipo, o cualquier tipo de pago antes del otorgamiento.

Y es que así es como operan estas financieras fraudulentas, te ofrecen un crédito inmediato y con pocos requisitos, pero solicitan antes un pago en efectivo o mediante depósito a una cuenta bancaria con la finalidad de apartarlo, gestionarlo, adelantar mensualidades, gastos por apertura o como fianza en garantía.

Cuando la víctima realiza el depósito, o “le rechazan” el crédito, o cuando busca contactar a la entidad falsa nunca obtiene respuesta, y es cuando descubre que fue engañada.

Del mismo modo, nunca contrates un crédito sin asegurarte de que la Institución o Entidad Financiera realmente existe, y está registrada ante el SIPRES que administra la Condusef.

Si ya comprobaste que es legítima, asegúrate también de que las personas que contactaste realmente laboren en ella, pues uno de los esquemas que las víctimas han denunciado es que tras hacer el pago y entregar su información, descubren que quien lo atendió en realidad no trabajaba para la entidad financiera suplantada.

Este paso es importante incluso si todo a simple vista parece legal, porque estas falsas empresas suelen presentar razón social, direcciones, teléfonos e incluso la imagen corporativa de las instituciones que están suplantando en documentos, contratos, publicidad, y redes sociales. Algunas, incluso, tienen páginas de Internet apócrifas, anuncios en periódicos y hasta falsas oficinas.

Además, nunca entregues por redes sociales o WhatsApp documentos personales o datos de tarjetas de crédito o débito, especialmente si no tienes la certeza de que son las cuentas oficiales de la institución, porque así es como muchas de estas empresas fraudulentas se hacen de la información financiera de sus víctimas.

Si utilizas Internet como medio de contacto, nunca contrates el crédito sin asegurarte de verificar la información, y que las condiciones son las mismas. Y, nunca firmes ningún documento antes de leerlo completa y detalladamente.