El crecimiento económico que aspiramos para México, no sucederá por voluntad del presidente de la República, si bien está en sus alcances convocar y encabezar una gran cruzada por la inversión, planteó Coparmex.
Presidido en Aguascalientes por Raúl González Alonso, el sindicato patronal expuso que la presentación en los próximos días del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, será un punto de quiebre para el gobierno lopezobradorista.
El documento regirá las políticas públicas del sexenio y será el principal documento con acciones específicas y se proyectarán los indicadores que permitirán medir los avances.
“Así, si se quiere que México tenga mayores tasas de crecimiento económico, ello presupone mejores condiciones de certeza y oportunidades para la inversión, y será prioritario que se generen las condiciones para ello”.
En ese sentido, indicó que cambiar la realidad de México -hoy con violencia en máximos históricos, pobreza lacerante, empleo desalentado y corrupción como lastre enorme-, será posible sólo si los sectores público y privado trabajan en concordia y colaboración.
Esto implica sin divisiones ideológicas y cada quien haciendo lo que le corresponde, por lo que el llamado de Coparmex a nivel nacional ha sido lanzado para que apueste por la construcción de una nación próspera, equitativa, sustentable y democrática.
“El llamado es a tomar el liderazgo para que México pueda construir un mejor mañana, en esta oportunidad que no debe desperdiciarse, pues ya sabemos lo que pasa cuando el Plan Nacional de Desarrollo establece objetivos ambiciosos sin planes concretos, sin viabilidad y sin seguimiento efectivo para desarrollarlos”.
Los desafíos de hoy son muchos, luego de un sexenio colmado de alternativas de desarrollo desperdiciadas, lo cual requiere líderes íntegros, competentes y con visión que asuman el compromiso de construir junto a la sociedad civil organizada, un México justo, próspero, incluyente y democrático.
En ese sentido, destacó como ingredientes para un PND exitoso, contar con pleno estado de derecho que garantice la paz y la seguridad en el país, más y mejores empleos, finanzas públicas sanas, inversión pública, combate frontal a la pobreza, y educación.