Al anticipar que el 41% del magisterio no se presentará físicamente a las aulas este 7 de junio, a causa de que casi 250 escuelas no están aptas de ser abiertas o por cuestiones de salud, el dirigente de la Sección Uno del SNTE, Ramón García Alvizo, informó a los maestros que seguirán a distancia no están obligados a enviar un documento oficial de justificación a la autoridad educativa, es suficiente con avisar a sus directores y a los papás.

El regreso a clases es voluntario, insistió, y hasta ayer el 60% había notificado que se presentará en sus escuelas conforme a los acuerdos concertados con el Colectivo de su centro educativo, pero aclaró que ningún trabajador de la educación debe aceptar presiones de supervisores, titulares de USERS o directores.

Indicó que los profesores tienen la libertad todo el momento para tomar decisiones de mantenerse de modo presencial o a distancia. El SNTE acompañará en todo momento a sus representados en las decisiones que asuman y no se permitirán presiones.

El 40% de los 12 mil maestros que este lunes no acudirán al salón de clases responden a que la infraestructura de la escuela no se encuentra en óptimas condiciones en materia de agua potable, alcantarillado, luz eléctrica o vidrios rotos en ventanas o puertas. Otros simplemente su salud no se los permite al estar en grupos de riesgo o por embarazo.

En entrevista con El Heraldo, el secretario general de la Sección Uno del SNTE mencionó que las clases arrancan después de las ocho de la mañana y se estará monitoreando cuántas sí lo hicieron o no, así como se contabilizará el número de personal educativo que se presente a los planteles educativos.

Agregó que cada Colectivo docente de las escuelas decidió la estrategia que aplicarán para el regreso gradual y escalonado en cada uno de los grupos y la cantidad de estudiantes por día presencial.

Las clases presenciales y a distancia se realizarán al mismo tiempo para aquellos grupos que cuenten con conectividad, porque no se permitirán dobles jornadas laborales para los profesores. Aquéllos que no se conecten habrá que llamarlos presencialmente para que no queden a la zaga.

“Las plazas de jornada de preescolar y primaria serán de las 8 de la mañana a una de la tarde. Y para la secundaria será de 7 am hasta las dos o tres de la tarde, de acuerdo con los horarios que deben cubrir cada uno de los maestros. El turno vespertino es de 2 de la tarde a las 7 de la noche”, comentó finalmente.