En más de un 40% se han caído las ventas de prendas de vestir en Aguascalientes, derivado de que la mayoría de la población tiene otros gastos prioritarios en esta pandemia, de ahí que comprar ropa o zapatos no es esencial y por ende, no sólo el comercio de estos productos ha bajado, sino también la confección, dio a conocer el presidente del Consejo Empresarial Textil y de la Confección, José de Jesús Martínez Marmolejo.

Refirió que ahora este sector vuelve a sufrir la competencia del pasado, pues en los últimos meses se han dado cuenta de la proliferación de locales comerciales con venta de ropa usada, que si bien no garantiza la higiene, por su precio, está más al alcance de la población, aunque también enfrentan la competencia de ropa asiática nueva, que por la calidad en su confección y telas, también es más barata.

Este tipo de competencia, recordó, comenzó a proliferar en gran medida entre 1985 y 1990, en aquel entonces se tuvo una lucha férrea contra la venta de ropa “americana de paca” que llegaba a esta entidad al por mayor para ser vendida en tianguis, lo que de alguna manera se logró regular y poco a poco fueron abiertos locales identificados como “outlet” pero que son prendas de segundo uso y que por lo mismo, tienen un precio más económico.

En estos momentos las fábricas locales no están en condiciones de competir con ese tipo de negocios, considerando que la ropa no es un producto esencial y que la gente ha dejado de comprarla, “tan solo este año, por la pandemia, las prendas de primavera-verano se vendieron menos de un 40% comparado con otros años, de las de otoño no se tiene reflejo aún y para el invierno no tenemos expectativas”.

“Ahorita tenemos el grave problema de que la mayoría de la gente está comprando ropa de segunda, pero no sólo en tianguis, sino que vemos locales por muchas colonias ofreciendo estas prendas”.

En general ha sido un año malo para esta industria, que ante la baja demanda de prendas de vestir, los que han podido hacerlo, se han reconvertido y ahora se dedican a los uniformes médicos o industriales, fabricación de cubrebocas, y una buena alternativa han sido los blancos, en donde curiosamente, se incrementó la demanda, comentó el presidente del Cetec.