MONTERREY, NL.- Mazatlán es la tierra de la banda y quien ha recorrido sus calles sabe que lo que más abundan son agrupaciones de este género musical.
Pero con la llegada del COVID-19, muchas de ellas se han visto afectadas, como la Banda El Recodo, que al igual que todos los artistas que realizan conciertos, tuvo que pausar su son sinaloense desde hace más de dos meses.
De acuerdo con Geovanni Mondragón, una de las voces del grupo comandado por Poncho Lizárraga, fueron más de 40 fechas suspendidas por la contingencia.
“Imagínate, había tres meses por delante de fechas de la Banda El Recodo. Ponle que al mes son unas 11 o 12 fechas, en uno había 13 y otros 20… Creo que unas 60 fechas o más porque hasta diciembre ya estaba lleno”, indicó Geovanni.
Actualmente la agrupación realiza actividades desde la casa de cada uno de los 17 integrantes, para mantener cautivos a sus seguidores.
Los músicos están agradecidos porque se les sigue dando un sueldo, aunque no haya shows en vivo, aseguró el vocalista.
“La oficina nos está pagando completamente nuestro sueldo. Estamos muy contentos porque vemos que en otras agrupaciones locales, aquí en Mazatlán, han tenido la necesidad de ir a tocar a los cruceros. Está muy crítica la cosa”, aseguró.
Hasta el momento el músico desconoce cuándo será que regresen a los escenarios. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)