Noé García Gómez

El pasado jueves, como cada 11 de febrero, se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

Este día es un recordatorio de que las mujeres y las niñas desempeñan un papel fundamental en las comunidades de ciencia y tecnología, pero también no podemos dejar de seguir fortaleciendo su participación.

Por ejemplo, si bien la matrícula en educación superior es casi igual entre hombres y mujeres, en carreras de ingenierías hay una desproporción de aproximadamente 65-35, pero dentro de la sub-gama de las ingenierías hay algunas como los casos mecánica y mecatrónica, donde la desproporción es 85% de hombres por 15% de mujeres.

Audrey Azoulay, directora de la Unesco, nos dice que “Para que las políticas y los programas en materia de igualdad de género sean realmente transformadores, deben eliminar los estereotipos de género mediante la educación, cambiar las normas sociales, promover modelos positivos de mujeres científicas y sensibilizar a las más altas instancias de adopción de decisiones. Tenemos que lograr no sólo que las mujeres y las niñas participen en los ámbitos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM), sino que además estén capacitadas para dirigir e innovar, y que cuenten con el apoyo de políticas laborales y culturas institucionales que garanticen su seguridad, tengan en cuenta sus necesidades como madres y las incentiven para avanzar y prosperar en esas carreras”.

Por su parte, Nohemi Waksman en su ensayo “El papel de la mujer en la ciencia” nos dice: “Cuando se habla de las mujeres y ciencia inmediatamente es indicar la poca presencia de éstas en el desarrollo de aquello. Sólo once premios nobel en la física, ciencia y medicina se otorgaron en el siglo XX a mujeres, sin embargo, aparece de forma notoria y consistente una diferencia numérica respecto a los hombres de ciencia exitosos”. Continúa con una hipótesis fundamental: “En nuestros días, ya no se puede hablar de exclusión explícita de las mujeres en las universidades y los centros de investigación. Ni siquiera del peso ideológico de la convicción de que la mujer sea intelectualmente inferior al hombre en términos generales. A su vez, se ha apreciado un hecho de especial intensidad: la creciente presencia de las mujeres en el ámbito de las ciencias, especialmente en las sociedades modernas y de mayor desarrollo. Esto constituye un elemento novedoso por su magnitud y uno de los sucesos más revolucionarios del siglo que finalizó. No obstante, existen aún mecanismos sutiles, implícitos, que contribuyen a mantener y legitimar la segregación de la mujer”.

Dichos mecanismos que segregan a la mujer los trataré de sintetizar.

Primero la desigualdad de condiciones frente a los hombres, dada la socialización que experimentan. Principalmente en la infancia con los juguetes, a los niños se les dan de construcción, competencia o destreza, y a las niñas para el cuidado o la belleza física, lo que impacta en sus roles de adultos.

Segundo, los estereotipos sexuales, dándole al varón características de competitividad, dominación y hasta agresividad, herramientas que utilizan para ser exitosos en su adultez, mientras que a las niñas se les inculca que aquello es inapropiado, por lo que hasta su etapa de adolescentes y adultas se empiezan a desarrollar con una clara desventaja.

Tercero, la discriminación jerárquica, cuando profesionistas o científicas con capacidad se topan con un techo profesional y/o laboral que no pueden traspasar. Esto no son suposiciones, sino que está documentado en diversos estudios desde 1997 y que se ha repetido en más de 10 países.

La conmemoración tiene que ser constante, principalmente invito a mis compañeros maestros y profesores, que desde las aulas comencemos a incentivar a las niñas y jóvenes a los roles científicos.

Instagram y tiktok: noe360gabinete

Twtter: noeg2