Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró ayer que ningún ex Mandatario de México será perseguido por cuestiones políticas.
«Imagínense que pasen a sentirse perseguidos, por nuestra parte no, no es mi fuerte la venganza y ningún ex Presidente de México va a ser perseguido por cuestiones políticas, no necesitamos de eso», aseveró.
«Desde que tomé posesión sostuve que en el caso de los ex Presidentes sólo si existían expedientes de personas, de ciudadanos, si lo aprobaba la gente en una consulta, se podía llevar a cabo el juicio contra los ex Presidentes».
Para ejemplificar, recordó el encarcelamiento, durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, del ex líder del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia, «La Quina».
«Salinas, como hubo fraude electoral, para ganar legitimidad metió a la cárcel al dirigente del sindicato petrolero y tomó otras decisiones y ¡ooooh! ‘Este si tiene pantalones’ y aplausos, ¿se acuerdan? ¿Y cómo terminó ese gobierno? Fue el gobierno de mayor corrupción», dijo.
«Es el sexenio en el que se profundizó más la desigualdad económica y social en nuestro país, unos cuantos se hicieron inmensamente ricos porque saquearon, se quedaron con los bienes de la nación y del pueblo, y la mayoría se empobreció».
También criticó la detención del capo Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», pues, acusó, tenía acuerdos con las autoridades.
«Y así en otros casos, lo espectacular. ‘Vamos a detener al Chapo’, al mismo tiempo que tenían acuerdos, como está demostrado, para que, también, aplausos. No, eso es demagogia, politiquería. Nosotros vamos a pensar hacia adelante en la transformación de México», añadió.
En la mañanera, López Obrador enfatizó que es partidario de que «se vea» hacia delante, a pesar de los 36 años de saqueo durante el periodo neoliberal.
«Es que luego de todo lo que hicieron en el periodo neoliberal, (que) es el periodo de más saqueo, de más robo que se haya registrado en la historia de México, aún así yo considero que no debemos convertirlos en víctima», estimó.
«Después de todo lo que hicieron, que no aceptan, que no reconocen, que no actúan con autocrítica, con humildad, de todo el daño que causaron».
También cuestionó que los «partidos conservadores» se opongan a la revocación de mandato, luego de que la iniciativa Sí por México llamó a no participar en dicho ejercicio con el argumento de que el Presidente busca politizar y dividir al País.
«Entonces, ¿qué tan demócratas son?, ¿cómo quieren dirimir las diferencias si el mejor método es el método democrático? Cuando hay dos proyectos distintos, contrapuestos, ¿quién decide? El pueblo, no tenerle miedo al pueblo y que el pueblo sea el soberano, no los grupos de intereses creados», afirmó.
Entonces, cuando dice: ‘No vamos a participar’, ¿en qué quedamos?, ¿qué, no planteó que había que participar para que nos ganaran la mayoría en la Cámara de Diputados? Hay gobiernos que dan y hay gobiernos que quitan, el gobierno que yo represento es un gobierno que da al pueblo, que no le quita nada a nadie. ¿Cómo es que no están de acuerdo conmigo y cómo es que me quieren quitar?».