Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las personas no pueden contraer el coronavirus (Covid-19) debido al contacto con sus mascotas, aseguraron expertos.

Hasta el momento, no hay pruebas de que los animales domésticos, como perros y gatos, hayan sido infectados por el virus ni que sean capaces de contagiarlo al ser humano, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mauricio Rodríguez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, explicó que es poco probable que los animales de compañía lleguen a propagar el Covid-19.

“Hasta ahorita, el problema es de humano a humano, incluso de humano enfermo a sano. No se podría descartar (el virus en animales), pero no se ha visto que eso esté ocurriendo porque ya hubiera empezado a haber muchos casos de animales enfermos y de gente que esté reportando eso y no ha ocurrido eso.

“Lo más probable es que es un virus que se adaptó para estar en el ser humano y que no tiene capacidades de vivir en ningún otro animal más que en el ser humano”, comentó el docente de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Fausto Reyes, director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, precisó que en el caso del perro que dio un positivo débil a una prueba de coronavirus en Hong Kong no se ha confirmado que esté infectado y los científicos piensan que su dueño era el enfermo.

“El humano pudo haber estornudado o tosido frente a su mascota y la mascota pudo dar ese positivo débil, pero no hay ninguna confirmación de que el perro esté infectado con el virus”, señaló.

El especialista también descartó que otros animales de compañía, como aves, reptiles o insectos, transmitan el Covid-19 a las personas.

Los coronavirus son una familia extensa de virus que pueden causar enfermedades tanto en humanos como en animales. En algunas ocasiones mutan para ser capaces de vivir en más de un animal e incluso infectar a los humanos, de acuerdo con Rodríguez.

En el 2002, las civetas, unos pequeños mamíferos que habitan en palmeras de Asia, fueron vinculadas a la transmisión del coronavirus que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), mientras que en el 2012, los dromedarios transmitieron el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés), agregó.

“Este asunto nos tiene que invitar a reflexionar sobre nuestra relación con los animales. No con los de compañía de las casas, sino con los animales silvestres. ¿Por qué tenemos que tener animales silvestres cerca de nosotros? Eso no debería de ser”, consideró.

Por el momento, todos los protocolos de diagnostico están enfocados en los humanos, dado que los animales no participan en el desarrollo de esta epidemia, añadió el académico.