Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), aseguró que nadie les advirtió de la inundación que causó la muerte de 14 pacientes en el Hospital General de Zona No. 5 en Tula.
“Las lluvias torrenciales en Hidalgo, en el Edomex y en la CDMX generaron un incremento súbito en el caudal del río Tula que lo llevó a su desbordamiento en un punto cercano al hospital.
“Desafortunadamente el personal no fue advertido ni oficial ni informalmente del fenómeno y de su potencial. Fue un desastre súbito que, en cuestión de minutos, puso bajo el agua a toda una ciudad, incluido nuestro hospital”, sañaló a través de un videomensaje.
De acuerdo con Robledo, el IMSS cuenta con protocolos de prevención, preparación, mitigación y atención de emergencias mayores y desastres.
Bajo el Programa Hospital Seguro, dijo, en los últimos tres años se han realizado 46 evacuaciones hospitalarias, cinco de ellas totales, con resultados favorables.
“Este caso fue distinto, no hubo tiempo de anticipación. Desde ayer (martes) me dediqué a escuchar al personal sobre los primeros momentos del evento y todas y todos manifiestan lo súbito de los hechos.
“Desde las 22:00 horas que comenzó a llover, hasta el corte de la energía eléctrica, alrededor de las 12 de la noche, que empieza a trabajar la planta de emergencia del hospital, el personal sube a los pacientes a la planta alta.
“Ellos manifiestan que a las 3 de la mañana, en un intervalo de aproximadamente 20 minutos, el nivel del agua se incrementa de manera repentina y colapsa la planta de emergencia del hospital”, señaló.