En el fraccionamiento Mirador de las Culturas, se registró un aparatoso accidente automovilístico que fue provocado por un conductor que no respetó un señalamiento de alto. Afortunadamente, no hubo personas lesionadas y todo quedó en daños materiales por la cantidad de 30 mil pesos, aproximadamente.
Fue a las 10:16 de la mañana del sábado cuando se reportó al C4 Municipal que, en la avenida Rodolfo Landeros Gallegos y su cruce con la avenida Cultura Otomí, se había registrado un fuerte choque entre dos vehículos particulares y que, al parecer, había personas lesionadas.
Al lugar del accidente, arribaron oficiales de la Policía Vial, quienes confirmaron que ambos conductores se encontraban ilesos.
Como presunto responsable del percance fue señalada una joven de nombre Adriana, de 23 años, quien conducía un coche Chevrolet Chevy modelo 1999, color arena, con placas de circulación de Aguascalientes.
Esta persona circulaba por la avenida Cultura Otomí en sentido de norte a sur, cuando, al arribar al cruce con la avenida Rodolfo Landeros Gallegos, no hizo alto ni cedió el paso, por lo que, al seguirse de frente, fue a impactarse contra un vehículo Volkswagen sedán, modelo 1993, color negro y placas de circulación del estado de Aguascalientes.
El “vochito” era conducido por el joven Ignacio Isaú, de 21 años, y circulaba por la avenida Rodolfo Landeros Gallegos en sentido de oriente a poniente y, tras el impacto, perdió el control, por lo que se proyectó hacia el camellón central.