De acuerdo a como se han presentado las cosas ante la contingencia de salud generada por el COVID-19, ni siquiera es tiempo para adivinar para cuándo podría ser reprogramada la Feria Nacional de San Marcos, pues si se espera el repunte de contagios para agosto, imposible prever que la verbena se lleve a cabo en junio o julio, consideró el diputado Heder Guzmán Espejel.
El presidente de la Comisión de Turismo en el Congreso del Estado, dijo que en materia de atracción de visitantes y la derrama económica que genera la verbena, resulta doloroso pensar en la cancelación de la misma, pero de ser necesario, hasta podría dejarse mejor para el 2021 o cuando mucho, juntarla con el Festival de las Calaveras.
Por lo pronto, comentó que también para el sector turismo ha habido una reasignación de presupuesto, a fin de que una vez que pase la contingencia sanitaria, haya recursos suficientes para promocionar el estado y generar la atracción de visitantes propios, nacionales e inclusive extranjeros.
Obviamente, expresó en entrevista colectiva, lo ideal es que la contingencia sanitaria dure menos de lo esperado, para que entonces haya una replaneación de la Feria Nacional de San Marcos.
No obstante, refirió que hace unas semanas el gobernador planteaba la posibilidad de realizarla entre junio y julio, sin embargo “se habla de que la contingencia podría durar hasta agosto, entonces sería una locura decir una fecha, pero no, mejor hay que esperar, no hay prisa y se deberá buscar una buena fecha”.