El Instituto de Educación de Aguascalientes advirtió ayer que ningún plantel educativo tiene autorizado pedir cuotas a los padres de familia para realizar las ceremonias de clausura de año escolar, tampoco pueden condicionar la entrega de los certificados escolares a cambio de una cooperación económica, si eso se detecta será sancionado el responsable de la escuela.
Raúl Silva Perezchica, director del IEA, informó que en el pasado ciclo lectivo 2017-2018 fueron sancionados y procesados dos directores por condicionar la entrega de documentos si no pagaban la cuota escolar para la fiesta de fin de cursos, y estos hechos deben ser conocidos por los padres de familia para que lo denuncien en el mismo momento en que suceda.
De cara a la publicación de la lista de ingreso a los niveles de educación básica y media superior, dijo que todos los niños y adolescentes ya están registrados en un plantel educativo, motivo por el cual no existe ninguna razón para que algún director o maestro pretenda condicionar el ingreso de algún estudiante.
Aseveró que no se tolerará que los directivos incurran en esa clase de comportamientos antieducativos.
Asimismo, se trabaja con los nuevos responsables de la Asociación Estatal de Padres de Familia para que lleven el mensaje a todas las escuelas y se les diga a los papás y a las mamás que no deben permitir ningún condicionante y si alguien lo intenta, lo reporte de inmediato.
Al referirse a este tiempo en que se celebran las fiestas de clausura de fin de cursos en educación básica y educación media, el titular del IEA reiteró que no existe ninguna obligación para entregar cuotas escolares por parte de los papás. Es una tradición que se realicen en la mancha urbana y rural, lo cual muchas veces genera enormes gastos, en especial en preescolar.
“Es vital que los directores, maestros y papás comprendan que las fiestas de fin de cursos se hagan con los propios uniformes y que se expongan únicamente los productos artísticos realizados a lo largo del año escolar, no contratar personal adicional ni mucho menos vestuarios, ni rentar locales”.
El IEA ha emitido un oficio a todos los planteles para que se abstengan de cualquier condicionamiento, se ha dicho también a los papás que no es necesario realizar fiestas onerosas, motivo por el cual se continuará trabajando para eliminar todo comportamiento inapropiado que proviene desde hace tiempo.
“Únicamente se puede llamar ceremonias de graduación cuando los estudiantes concluyen un grado y eso sólo sucede en licenciatura, maestría o doctorado, motivo por el cual el resto de las fiestas son de clausura o de fin de cursos”, concluyó.