Nerviosismo empresarial por reforma facturera

El abogado fiscalista José Antonio Guerra Caparrós informó a los contribuyentes que si por alguna razón incurren en este ejercicio 2020 en una defraudación fiscal y en la compra-venta de facturas por la cantidad de 7.8 millones de pesos, se les considerará delincuencia organizada y por ende se les aplicará la Ley Nacional de Extinción de Dominio.
“Esa ley implica que aunque el contribuyente siga en el juicio penal se le llevará adicionalmente un procedimiento jurídico civil sobre los bienes relacionados con esos ilícitos”, apuntó.
Agregó que “pueden ser bienes utilizados para la comisión de delitos por terceros, los bienes de procedencia licita para ocultar bienes de origen ilícito como una oficina en donde se realizó la compra venta de facturas, la casa que se compró derivado de los fraudes fiscales realizados”.
Guerra Caparrós aseveró que existe mucho empresario nervioso con estas nuevas disposiciones fiscales, las cuales pretenden poner orden a las empresas en situación irregular, motivo por el cual se recomienda a los contribuyentes cumplir con la ley para no generarse problemas.
“Se sugiere a las empresas que busquen auditores externos para revisar que no tengan estas conductas y de tenerlas proceder a corregirlas de inmediato, para que no se configuren los delitos de delincuencia organizada”.
En entrevista con El Heraldo, el abogado fiscalista subrayó que la Ley de Extinción de Dominio se puede ejercer aun y cuando no se haya determinado la responsabilidad penal, se aplica como una medida precautoria y le quitan los bienes muebles e inmuebles al contribuyente.
Aseveró que la Ley de Extinción de Dominio establece en sus artículos de la venta anticipada y el uso anticipado de los bienes en medida precautoria.
Sin embargo, esta legislación tiene la bondad de que se puede demostrar la buena fe en la adquisición de los bienes y la propia normatividad establece el cómo.