Al estar siendo manejada la reforma al outsourcing como una iniciativa preferente para diputados y senadores del país, puede ser que en febrero se pueda conocer cómo queda el tema de la subcontratación de personal, que trae consigo también el asunto del reparto de utilidades, “vamos a ver cómo lo resuelven los legisladores y qué tan Constitucional resulta o no el cambio para el rubro de las utilidades y su posible limitación”.
El presidente de la Coparmex, Juventino Romero de la Torre, manifestó que tal como se ha manejado legalmente hasta ahora, el reparto de utilidades consiste en otorgar el 10% de la utilidad repartible entre los trabajadores que hicieron posible la productividad de las empresas.
En cuanto a las utilidades, la iniciativa de reforma plantea que en lugar de ser denominada y entregada una Participación de los Trabajadores en las Utilidades de la empresa (PTU), se considere el pago de un bono por productividad, es decir que aquella gente que aporte rendimiento tenga ese bono, pero también habría que analizar qué tan equitativo pueda resultar.
Sin duda alguna, en esta iniciativa de reforma al outsourcing el tema de las utilidades será no sólo polémica, sino que se presta a mucho debate, pues están aquellos radicales que piden la eliminación de la subcontratación, lo cual, de inicio se antoja difícil hacerlo, porque al estar sujetos a un tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, no se debe dejar de lado que empresas de estos lugares trabajan bajo ese esquema.
Lo que no se debe olvidar es que si bien la subcontratación de personal pudiera tener algunos aspectos “malos”, no es posible acabar con las bondades que también ofrece, como es el hecho de poder tener la regulación de este esquema de trabajo y que el reparto de utilidades como se tiene ahora tienen un tope, lo que de alguna manera es equitativo por las diferencias salariales que se tienen en las empresas entre rangos laborales.
Romero de la Torre refirió que la semana que terminó, los legisladores federales comenzaron a tener reuniones con representantes de organismos empresariales y sindicales, así como con las dependencias federales involucradas con el tema, en donde se tiene que dejar el planteamiento de la existencia del tratado comercial y que muchas de las empresas norteamericanas trabajan con el esquema de outsourcing y habrá que cumplir acuerdos, siendo justo eso lo que se debe tener en consideración.