Érika Hernández 
Agencia Reforma

CDMX.- El Instituto Nacional Electoral negocia con la Secretaría de Gobernación que este órgano autónomo expida una sola credencial con doble cara, la electoral y la cédula de identidad, además de elaborar la identificación oficial para niños.

El consejero Marco Baños, quien está en las pláticas con los funcionarios federales, aseguró que el Presidente Andrés Manuel López Obrador busca crear un Instituto de Identidad para producir dicho documento, sin embargo, esto implicaría crear una estructura que el INE ya tiene.

“Le hemos dado la posibilidad al Gobierno actual que la credencial tenga dos caras, una que diga cédula de identidad con los datos que permitan eso, el derecho de identidad, y del otro lado la identificación electoral de la persona. También, hemos planteado que nosotros nos podemos hacer cargo del registro de los menores.

“En el caso concreto del Gobierno del Presidente López Obrador lo que se ha planteado es que se cree el Instituto de Identidad para que desde ahí se emita la cédula y sabemos el efecto que eso tiene en el padrón electoral, por eso en lugar de invertir allá, en un instituto nuevo, en una credencial nueva, lo que estamos planteando es que tomemos la base de datos del INE y hagamos una sola mica bajo la administración del INE”, explicó.

En entrevista, el consejero informó que ese nuevo organismo podría requerir la entrega de ciertos datos de los electorales, lo cual rechazarían.

“Nuestro punto es no regresar el uso de la base de datos al Gobierno, si esto hubiera ocurrido con Peña o Calderón imagínense la discusión que hubiera generado. Ambos jamás nos pidieron ningún dato de nuestra base”, informó.

Por mandato constitucional, el Gobierno federal debe crear una documento de identidad oficial para todos los mexicanos, sin embargo, en las dos Administraciones pasadas los intentos fallaron.

Por ejemplo, con el Presidente Felipe Calderón se gastaron 2 mil 300 millones de pesos en elaborar 3.5 millones de cédulas, pero sólo se entregaron 1.8 millones, el resto fueron trituradas en el sexenio pasado, mientras que el Mandatario Enrique Peña Nieto sólo prometió avanzar en la identificación, pero no concretó ningún proyecto.

“Se le hizo la propuesta a la Secretaría de Gobernación del Gobierno actual, no hemos terminado las discusiones, no hay un rechazo, estamos discutiéndolo”, insistió.

Agregó que el convenio multianual para la elaboración de credenciales -que genera un costo de mil 500 millones de pesos anuales- no está sujeto a un diseño, por lo que en cualquier momento se pude modificar la estructura de la credencial de elector.

“El costo sería marginal, es un hecho que podríamos hacerlo con una inversión relativamente menor”, indicó el consejero, quien aseguró que los 40 millones de niños mexicanos requieren un documento oficial.