Guillermo Leal / Agencia Reforma

CDMX.- La paralización de la fiesta brava ha golpeado fuerte, sin embargo las crisis traen oportunidades, según el empresario y apoderado español José María Garzón, para quien es el momento de reestructurar la tauromaquia.

“Este parón va a ser duro de soportar. Esta pandemia le ha pegado un zarandeo muy importante, pero soy optimista. La estructura del toreo había comenzado a perder solidez y puede ser un momento para reestructurar la fiesta internacionalmente. Es un momento bueno para reconvertirse”, aseguró quien fue apoderado de Diego Silveti.

“Creo que los cambios deben darse a nivel mundial. Debe haber flexibilidad. Un ejemplo: el reglamento taurino. Los toros es el único espectáculo que no se autorregula. Debe haber sensibilización de las autoridades.

“Quizá se podría que los chavales nuevos abran carteles en festejos con figuras y así el público los vaya conociendo más. En los festejos de novilladas, no deberían llevar cuadrillas completas y así reducir gastos”, agregó.

La suspensión de las ferias de primera categoría han cimbrado el toreo en Europa.

“Córdoba y Santander, dos plazas en las que debutaba este año, se quedarán para el siguiente. Las grandes ferias están suspendidas: Valencia, Madrid, Pamplona, no sabemos si Bilbao. Yo creo que en España el año se irá en blanco”, dijo Garzón, quien regentea las plazas de Algeciras, Granada, Torrejón de Ardoz y Las Rozas.

“Se están yendo los toros al matadero penosamente porque no se les puede ver lidiar”, lamentó.

 

ASÍ LO DIJO

“Hay toreros que no son figuras, que viven al día, y esto les ha complicado todo, y ni qué decir de los banderilleros que ganan por festejos”.

José María Garzón, empresario taurino.