Necesario realizar mayores estudios sobre las serpientes. Jesús Sigala Rodríguez, especialista en el estudio de las serpientes, es el responsable de un grupo de investigadores para la región de Mesoamérica que impulsan su conservación, comentó que al tener conocimiento respecto los puntos geográficos donde habitan las diferentes especies, los médicos pueden tener mejores oportunidades de atender alguna mordedura, pues los venenos de una especie y de otras son diferentes, por ello es importante hacer estudios sobre las ocho especies de las que se tiene registro en el estado.
Al respecto detalló: “Algunas serpientes poseen venenos que son principalmente neurotóxicos, es decir, que atacan al sistema nervioso, mientras que otras su veneno es predominantemente destructor de tejidos, es decir, hace inflamaciones, ocasiona dolor”.
Sigala Rodríguez comentó que para tener un mayor conocimiento de estos animales en Aguascalientes, se ha dedicado al estudio de las serpientes de cascabel, un grupo de víboras que pertenecen a la familia bipérida, en cuestiones básicas sobre dónde están en el estado, qué es lo que hacen y su ecología.
Añadió que en el estado se había documentado hasta hace dos décadas la presencia de cinco especies de serpientes de cascabel y una de coralillo, que son las que hasta ese momento se conocían como serpientes venenosas que había en el estado, pero estudios más recientes han revelado que hay otras dos especies de serpientes de cascabel que habitan en el territorio estatal.
Por último, el especialista en serpientes comentó que entre estas especies hay algunas muy conocidas, como la serpiente de cascabel cola negra, que habita en todo los ecosistemas de nuestro estado, hasta otras como la serpientes serrana, que también habita en casi todos los sistemas de ecosistemas en el estado, esa es de un color más grisáceo, hasta otras que habitan en lugares muy pequeños en el estado, como una especie verdosa que habita únicamente en las parte sureñas de la Sierra del Laurel.