El Estadio Victoria vivió drama puro este jueves por la noche con el duelo entre Necaxa y Querétaro, que abrieron las emociones del play-in del Clausura 2024 con un juego de matar o morir, pues el perdedor se iba a casa.
Durante el primer tiempo, la tensión dominó las acciones, pues ninguno de los dos equipos quería arriesgar de más y el temor de equivocarse fue más grande que las ganas de conseguir un gol. Querétaro, con un par de disparos de larga distancia, dio algunos avisos, pero el más claro fue en el último minuto del primer tiempo, cuando Paradela estuvo cerca de anotar de cabeza; Allison, con una buena intervención, mandó la pelota a tiro de esquina.
Para la segunda mitad, las cosas cambiaron. Necaxa tomó la iniciativa de ir hacia adelante y comenzó a generar peligro sobre la cabaña queretana. Pronto, el premio llegó para Necaxa gracias a un gran centro de Paradela que encontró a Diber Cambindo. El colombiano, de volea, metió un cañonazo que rompió la portería visitante, marcando su noveno gol del torneo para poner adelante a los Rayos.
De inmediato, los Gallos reaccionaron y Ettson Ayón casi empata el partido con un disparo que pegó en el travesaño. En la siguiente jugada, Federico Lértora remató solo un córner y, con un certero cabezazo, venció a Unsaín para empatar el marcador tan solo tres minutos después del gol de Cambindo.
Necaxa retomó la iniciativa y, al minuto 66, Oliveros se quedó cerca del gol al impactar un tiro libre en el travesaño. Minutos después, Cambindo amenazó con su doblete disparando de fuera del área con la zurda en un remate que fue bien resuelto por Allison. En los minutos finales, Querétaro se quedó a centímetros de la victoria luego de un cabezazo de Manuel Gularte que pegó en el poste.
El empate a un gol prevaleció y los noventa minutos llegaron a su final. Los penales llegaron y, en el primer disparo, Miguel Barbieri mandó su remate por las nubes, mientras que Alexis Peña contestó con una gran definición para poner adelante a Necaxa. Kevin Escamilla y Jordan Sierra acertaron para Gallos, misma situación que Paradela y Oliveros para los Rayos.
En el cuarto penal, Nicolás Lértora voló su disparo, pero Alan Montes también erró. La jugada clave fue en los pies de Pablo Barrera, que tenía que meter su penal para obligar a Necaxa a meter su quinto cobro; el mediocampista mexicano no pudo anotar gracias a la intervención de Unsaín, que le dio la victoria 3-2 a Necaxa en penales.
Gracias a este triunfo, los Rayos siguen con vida por lo menos unos días más y se enfrentarán a Pumas/Pachuca el próximo domingo para definir al octavo lugar de la liguilla. Al quedar en el noveno sitio de la tabla general, el partido será fuera del Victoria, así que Necaxa se jugará su pase a la liguilla como visitante.