El vigente campeón del futbol mexicano sigue manteniendo un nivel alto y ayer por la noche Atlas demostró que tiene con qué pelear por un bicampeonato ante unos Rayos que tuvieron algunos destellos, pero que no perdieron por mayor margen gracias a Luis Ángel Malagón que mantuvo a Necaxa cerca en el marcador sobre todo en la primera mitad.
Los Rayos curiosamente tuvieron la primera clara del encuentro cuando Rodrigo Aguirre metió zurdazo cruzado que pasó susurrando el palo derecho del arco de Camilo Vargas. Al 17 Atlas respondió a pelota parada con doble remate, primero Aldo Rocha desviando un tiro y luego Nervo en el contrarremate, ambos disparos los tapó Malagón con reacciones rapidísimas. Los locales siguieron insistiendo, Santamaría fue el siguiente en avisar otra vez a pelota parada con un cabezazo que exigió al arquero del Rayo que nuevamente sacó el remate.
Durante varios minutos los Zorros estuvieron en el área de Necaxa y ya sea por Malagón o por la mala puntería que tenían sus delanteros. Al 35 por fin reaccionó Necaxa con Aguirre que con un disparo lejano estuvo a nada de marcar, Camilo con un manotazo salvador evitó el gol del uruguayo que minutos después tendría otra chance con tiro centro potente que Madrigal no alcanzó a meter. Parecía que el primer tiempo terminaría sin goles, pero fue cuando apareció el “Emperador” Furch, Abella mandó centro a segundo palo y al argentino se levantó conectando de cabeza la pelota venciendo a Malagón para adelantar al Rojinegro.
Tras el entretiempo, Necaxa empató rápido la pizarra gracias a un servicio precioso de Dieter Villalpando que encontró a Aguirre, el uruguayo remató de volea la pelota que no tocó el suelo marcando un gol de bandera. Tras la igualada el encuentro cayó un poco en emociones, pero al 63 se reactivó con una mano de Heriberto Jurado que parecía penal, el VAR junto con Pérez Durán decidieron que no era pena máxima. La jugada que cambió el juego sucedió al 70 cuando un tiro libre terminó en Formiliano rematando solo casi dentro del área chica, el defensa de Necaxa peinó demasiado fuerte la pelota que se fue por arriba en una jugada clarísima.
Como era de esperarse, gol fallado es gol en contra y casi de inmediato una pared entre Furch y Quiñones puso a éste último bajando la pelota con el pecho dentro del área para de volea fusilar a Malagón devolviéndole la ventaja al Atlas que a partir de ahí cuidó su ventaja y no pasó problemas a la defensiva amarrando la victoria 2-1 que los mantiene entre los primeros cuatro de la tabla. Los Rayos con la derrota han salido de zona de repesca y podrían caer hasta el lugar 16 de la clasificación con una combinación de resultado complicándose a falta de cuatro partidos el meterse a la repesca.

¡Participa con tu opinión!