El Obispo Juan Espinoza Jiménez otorgó oficialmente los cargos de canónigo y rector de la Catedral Basílica de Aguascalientes al presbítero Natalio Tovar González, a quien le solicitó desempeñar sus funciones con decoro, respeto y fervor, subrayando la importancia de una gestión transparente y equitativa de los bienes de la Catedral.

La Catedral Basílica, siendo el templo más destacado de la Diócesis, simboliza la unidad y el corazón espiritual de la comunidad católica local. Es un lugar destinado a la celebración litúrgica presidida por el Obispo, pero también es un espacio dedicado a la santificación y el culto divino.

Durante la homilía, el Prelado abordó el simbolismo y la relevancia de la catedral dentro de la diócesis, identificándola como la «Iglesia madre» de todas las comunidades parroquiales. Además, enfatizó la necesidad de mantener el templo en condiciones dignas que reflejen su importancia espiritual y estética, mencionando igualmente el papel central de la veneración a Nuestra Señora de la Asunción.

El Padre Natalio Tovar González, quien asume una gran responsabilidad como el octavo rector de la catedral, fue exhortado a perpetuar el legado de sus predecesores y a asegurar que la catedral siga siendo un lugar sagrado de encuentro, oración y santificación para todos los fieles.

El Obispo también detalló las funciones específicas del canónigo y del rector, haciendo hincapié en la importancia de la oración y la liturgia adecuada en la administración de la catedral. Instó a la colaboración y el apoyo mutuo entre los miembros del clero para fortalecer la vida espiritual de la diócesis.

Este nombramiento señala un cambio en la dirección de la Catedral Basílica de Aguascalientes, así como un compromiso renovado con los principios de la fe católica y la comunidad diocesana. El Padre Tovar González, reconocido por su devoción y servicio, enfrenta ahora el reto de guiar a la catedral hacia un futuro marcado por una fe profunda y una práctica religiosa ejemplar.