Leonardo González
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Ciudades de millones de habitantes con sus calles vacías, desabasto de cubrebocas y el miedo de estar en China en plena contingencia de Coronavirus, es lo que ha vivido la regia María Arroyo en la ciudad de Cantón, en la provincia del mismo nombre.

La originaria de Guadalupe, de 28 años, platicó en una entrevista que actualmente le ha sido difícil conseguir cubrebocas y que incluso ha pasado semanas sin salir a la calle por el virus.

Arroyo es maestra de inglés y actualmente da clases y trabaja en línea, como millones de residentes chinos, para no exponerse a un posible contagio.

Sobre la llegada del Coronavirus a México, donde hoy se confirmaron los primeros casos, la joven señala “No es algo bueno, porque en México no se tienen las medidas que hay en China para detectar casos, para lidiar con las personas infectadas, es un poquito, da un poquito de miedo, pero yo creo que lo principal es no alarmarse”, platicó en entrevista por videollamada.

“Yo como persona que ya lo estoy viviendo acá, la situación, y ya tenemos viviendo esto prácticamente dos meses, yo le digo a mi familia, a mis amigos y a cada persona que vea esto, es que lo principal es no entrar en pánico, el virus es mortal, sí, pero si se toman las medidas necesarias para prevenirlo todo va a estar bien. Lo más importante es cuidar su salud”.

La joven recomendó usar cubrebocas, lavarse las manos muy frecuentemente y atenderse médicamente.

Su mamá, Verónica Obregón, pidió ayuda para enviar cubrebocas a María a China.

¡Participa con tu opinión!