En la terracería donde fueron rescatados por militares, los seis integrantes de una familia de Aguascalientes que fue secuestrada por integrantes de la delincuencia organizada en el municipio de San Juan de Los Lagos, Jalisco, con la aparente intención de despojarlos de una lujosa camioneta y posteriormente ejecutarlos, fue localizada una narco fosa donde se encontraban los cadáveres de diez personas en estado de putrefacción.
La Fiscalía General de Jalisco informó que al dar seguimiento al caso de los seis miembros de una familia originaria de Aguascalientes, que el pasado martes por la madrugada fue secuestrada por hombres fuertemente armados, cuando se desplazaban por la autopista León-Aguascalientes, realizó el hallazgo de una narcofosa.
Como se informó en la edición anterior, los aguascalentenses fueron interceptados por hombres fuertemente armados, aparentemente con la intención de despojarlos de una camioneta de lujo GMC pick up, color blanco y con placas de Aguascalientes, así como de un vehículo deportivo tipo racer que llevaban enganchado en un remolque y que habían recogido en el municipio de Arandas.
Los sicarios obligaron al conductor de la camioneta a que los siguiera y se dirigieron al municipio de San Juan de los Lagos, Jalisco, donde tomaron una brecha hacia el poblado de La Peña del Halcón.
En ese lugar, una patrulla de militares realizaba labores de vigilancia, lo que obligó a los sicarios a darse a la fuga y dejar abandonadas a sus víctimas.
Los integrantes de la Sedena pusieron a salvo a los aguascalentenses y los trasladaron a la Fiscalía General de Jalisco en el municipio de Lagos de Moreno, Jalisco, para realizar las investigaciones.
Cuando personal de la FGE se trasladó al lugar de los hechos, encontró a unos 500 metros de distancia, una narco fosa donde estaban semienterrados diez cadáveres del sexo masculino en estado de putrefacción, por lo que se solicitó la intervención de personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), con la finalidad de trasladar los cuerpos al anfiteatro para proceder con su identificación.
Todo hace presumir que los seis integrantes de la familia originaria de Aguascalientes, entre los que se encontraban dos niños, fueron guiados a ese lugar donde iban a ser ejecutados y enterrados clandestinamente.