Por segunda ocasión en su corta carrera, la joven japonesa, Naomi Osaka, levantó el título del Abierto de Australia, siendo ya el cuarto campeonato en Grand Slams y apenas el séptimo en su carrera como profesional, perfilándose como la máxima promesa del tenis femenino.
El día de ayer finalizó el primer Grand Slam del 2021, al menos en el singles femenino; la japonesa Naomi Osaka y la estadounidense Jennifer Brady disputaron la gran final en el Rod Laver Arena, y en solo dos sets la asiática obtuvo la victoria y el título.
En el primer set la japonesa ganó por un marcador de 6-4, mientras que en el segundo selló su victoria con un parcial de 6-3, siendo acreedora del primer título Grand Slam de la temporada.
Para llegar a esta instancia del certamen, Osaka tuvo que dejar fuera a varias tenistas fuertes, tales como Pavlyuchenkova, Caroline Garcia, Ons Jabeur, Garbiñe Muguruza, Su-Wei Hsieh y a la experimentada Serena Williams, quien parece haberle cedido el trono como la nueva estrella del tenis mundial.
Con apenas 23 años de edad, Naomi Osaka ya cuenta con 7 títulos profesionales, de los cuales 1 es de categoría Premier 500, 2 de Mandatory 1000 y la increíble cantidad de 4 Grand Slams, siendo el US Open del 2018 y 2020, así como el Australian Open de 2019 y 2021.