Mario Abner Colina 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El mundo de la música tardará en sanar cuando la pandemia del coronavirus se controle, augura Luis Fonsi.
La estrella puertorriqueña está consciente de que, por ejemplo, los 42 conciertos que tenía agendados para este verano por su Vida World Tour tendrán que aplazarse hasta 2021.
Al intérprete de “Despacito”, el tema más exitoso en la historia de YouTube, la situación de la industria le preocupa, le duele y le frustra, pero no por egoísta.
“Va a ser un proceso. No va a ser un switch que uno prende y apaga y regresamos a hacer conciertos con 15 mil personas dentro de una arena. No, sabemos que no va a ser así. Va a ser lento.
“Hay mucha gente que está afectada. Olvídate de los artistas, detrás hay equipos de gente inmensos: músicos, bailarines, sonidistas, luminotécnicos, los que trabajan en los venues. Eso me preocupa. Hay mucha gente que depende de mí”, dice en videollamada.
Fonsi, de 42 años, y quien pasa su cuarentena en su casa en Miami, se inspiró en los girasoles y su capacidad para siempre buscar la luz para componer una balada esperanzadora en estos tiempos de desasosiego. Se llama así, “Girasoles”.
“La canción habla de ese reencuentro, de que estamos alejados pero nos vamos a reencontrar. Te estaré esperando, así como los girasoles nunca dejan de girar. Me gustó lo que sentí con esa idea.
“Me inspiraron estas imágenes en redes de gente que no podía estar junta. Una en específico de dos viejitos, ella internada y él tocándola a través del cristal. Eso me apretó el corazón. Agarré la guitarra, me encerré en mi estudio y me puse a escribir algo con un mensaje claro que brinde un rayito de esperanza”.
Los valores del tema, considera, son la sinceridad, la sencillez y el credo de que menos es más.
“Gracias a temas rítmicos pude conocer el mundo entero, pero nunca he abandonado el lado romántico. Así comencé mi carrera y así seguiré. Gracias a Dios el público me ha aceptado en ambos roles. No siempre es así. Muchas veces te conocen de cierta manera y no te dejan salir de ese lugar. A mí sí me han dejado hacerlo”.
El compositor, quien hace semanas participó en el concierto virtual One World: Together At Home, espera que de la crisis toda las personas salgan cambiadas, ojalá para mejor.
“Para todo el mundo ha sido un golpe de humildad el darse cuenta que las cosas materiales ahora mismo no tienen valor. Lo que importa es el amor, son las relaciones que uno tiene con la familia, con la pareja, con la gente. Hay que disfrutar las cosas pequeñas de la vida”.
Él, por ejemplo, quien solía vivir subido a un avión y cantando ante audiencias de todo el orbe, admite que ha aprendido a anclarse a casa y desconectarse de la tecnología.
“El balance de decir: hoy voy a apagar el móvil, no voy a usar redes sociales. Estoy agradecido de que existen, ahora más que nunca. Pero yo, sábado y domingo apago y se trata de mis hijos. Leemos, pintamos, jugamos, regresamos a esas cosas que yo tenía con mi papá cuando era pequeño. Mi trabajo muchas veces me aleja de eso. Ahora no hay excusa”.

ASÍ LO DIJO
“Los conciertos van a regresar, no creo que sea este año. Yo retomaré mi gira el año que viene”.
Luis Fonsi, cantante