A partir del lunes 30 de este mes, las 1,258 escuelas de educación básica públicas, las cerca de 280 particulares, 293 mil alumnos, 30 mil trabajadores de la educación, entre los cuales se cuentan 13 mil maestros en el nivel básico, además de las 300 preparatorias y 54 universidades del estado, estarán de nueva cuenta trabajando de manera presencial y aplicando protocolos específicos, para lo cual se contará también con el apoyo de la Guardia Sanitaria.

Así lo expresó el director general del Instituto de Educación de Aguascalientes, Ulises Reyes Esparza, que en conferencia de prensa conjunta recalcó que en ningún caso se puede garantizar el riesgo cero, sin embargo se implementará un cerco sanitario epidemiológico para en caso de detectar a algún positivo en torno al alumnado, mantener en observación a los contactos directos de quienes tengan el contagio.

Resaltó que para el regreso a clases presencial habrá varios filtros sanitarios, pero sin duda, indicó, el más importante es el de la casa, ya que los padres de familia deben estar atentos de cualquier síntoma que presente su hijo.

Y en virtud que no se puede garantizar el riesgo cero, es que en caso de ser detectado ya sea un alumno o maestro con COVID-19, las clases no se van a suspender, simplemente al detectar al estudiante o al maestro positivo, se les enviará a casa para su recuperación, pero las clases no serán suspendidas.

Debe quedar claro, advirtió, que “la actividad educativa en las escuelas, no se va a detener en ningún escenario; si el alumno presenta algún síntoma se va a canalizar a la clínica de su derechohabiencia, entiéndase IMSS, ISSSTE o ISSEA; si en caso después de aplicarse las prueba de COVID-19 resulta negativo, puede presentarse nuevamente al salón de clases presentando su resultado negativo, en ese ínter el alumno se va a resguardar por tres días con acompañamiento médico por si llegara a presentarse un síntoma posterior; en caso de resultar positivo se va a aislar durante 14 días el alumno o trabajador hasta que termine su periodo de aislamiento, no será necesario presentar una segunda prueba al reintegrarse nuevamente a la actividad educativa”.

Reyes Esparza mencionó que en todo momento se aplicarán los protocolos y serán instalados tres filtros sanitarios; el principal será en casa a cargo de los padres y madres de familia, uno más al ingreso a las escuelas y que estarán a cargo del Comité de Salud, mismo que estará integrado con uno por plantel; un segundo filtro será al entrar a los salones y eso estará en manos de maestras y maestros.