Al presentar el Pronunciamiento de Cero Tolerancia al Acoso y Hostigamiento Sexual e instalar la Unidad de Igualdad de Género, el Instituto de Educación de Aguascalientes manifestó absoluto rechazo a las conductas que atentan contra la integridad y dignidad de las personas.
Ante la presidenta magistrada del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, Gabriela Espinosa Castorena, y del presidente de la CEDH, Asunción Gutiérrez Padilla, el titular del IEA, Raúl Silva Perezchica, aseveró que el objetivo es contribuir a la creación de un ambiente laboral respetuoso de la ética y dignidad que deben regir en el servicio público, así como garantizar a los trabajadores el derecho a una vida libre de violencia.
Dijo que el IEA actuará dentro del marco normativo vigente, con apego al Código de ética de este organismo, mediante el cual se busca que los trabajadores sean tratados con respeto y que las autoridades actúen como vigilantes y guardianes de los derechos humanos.
Por esa razón se capacitará al personal del IEA y se realizará la difusión de información pertinente mediante campañas permanentes y se tomarán medidas efectivas que garanticen un ambiente de cero tolerancia a las conductas de acoso y hostigamiento sexual.
El director del IEA llamó a los trabajadores para desempeñarse con estricto apego a los valores, principios y reglas de integridad.
Silva Perezchica reconoció el trabajo colaborativo entre el IEA, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y el Instituto Aguascalentense de las Mujeres (IAM), para ofrecer apoyo y seguimiento en situaciones del ámbito educativo, con responsabilidad y compromiso.
Gabriela Espinosa Castorena, magistrada presidenta del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, destacó la importancia de que mujeres y hombres sumen voluntades para eliminar en todos los aspectos del entorno social y personal, cualquier forma de discriminación.
Finalmente, señaló que el acoso y el hostigamiento sexual son conductas ofensivas que lesionan el derecho a la seguridad y a la salud laboral, el derecho a la libertad sexual y al propio trabajo, por lo que se requiere atención inmediata de las instituciones involucradas para lograr y fomentar una cultura de paz e igualdad.