En las primeras horas de ayer, un joven de apenas 21 años de edad puso fin a su existencia al interior de lo que fue su último domicilio, ubicado en la colonia Insurgentes. Fue la madre de la víctima quien realizó el lamentable descubrimiento.
Alrededor de las 01:43 horas, el número de emergencia atendió el reporte en el que solicitaban su intervención, luego de que al interior de un domicilio ubicado sobre la calle Serapio Rendón, una persona de sexo masculino había sido localizada suspendida con un lazo de plástico amarrado a un objeto fijo y el otro extremo a su cuello. De esa manera, a la brevedad posible, elementos de la Policía Municipal y paramédicos del ISSEA se trasladaron al lugar, en donde al llegar únicamente confirmaron la ausencia de signos vitales de quien en vida respondía al nombre de Marco Antonio.
Finalmente, al lugar arribó personal de la Dirección General de Investigación Pericial de la Fiscalía General del Estado, quienes se hicieron cargo del levantamiento de indicios y el posterior traslado del cuerpo sin vida al Servicio Médico Forense para practicarle la necropsia de ley.