La tarde del lunes fue encontrado muerto un hombre, en el interior de un domicilio ubicado en la colonia Corral de Barrancos, en el municipio de Jesús María.
Debido a que la víctima quedó tirada sobre un charco de sangre, en un principio se presumió que se trataba de un crimen.
Sin embargo, al arribo de una ambulancia del ISSEA, los paramédicos que lo valoraron determinaron que murió de una cirrosis hepática y que el sangrado que presentaba fue a consecuencia de que se le “reventó” una úlcera.
Los hechos se registraron a las 14:00 horas, cuando una persona que caminaba por la calle Camino Real, en la colonia Corral de Barrancos, municipio de Jesús María, observó que en la cochera de una vivienda, junto a una “casa” para perro, se encontraba tirada una persona del sexo masculino inconsciente, además de que en el rostro tenía abundante sangre.
De inmediato reportó el hallazgo a los servicios de emergencia, por lo que hasta el lugar de los hechos acudieron policías preventivos de Jesús María y una ambulancia del ISSEA.
Al momento que los paramédicos procedieron a brindar la atención prehospitalaria a la víctima, confirmaron que ya había muerto.
Sin embargo, se descartó que se tratara de un hecho violento y se estableció que el sangrado que presentaba, fue porque se había reventado una úlcera del tubo digestivo.
Los mismos vecinos señalaron que el ahora occiso era un alcohólico. A fin de realizar las diligencias correspondientes, se presentaron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.

¡Participa con tu opinión!