RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Con motivo de los recientes acontecimientos, como el deceso de Armando Manzanero así como el fin de año, escribí sobre eso en las pasadas entregas y había dejado en el tintero una noticia importante, políticamente hablando, que fue la alianza de los tres partidos – PAN, PRI y PRD- que se lanzaron en el “Va por México” para buscar frenar la mayoría absoluta de MORENA en la Cámara de Diputados, lo cual creo que para lograr ese objetivo sí es una coalición muy eficaz, es una coalición pragmática, es realmente una táctica electoral juntarse, aunque para muchos es criticable porque son el agua y el aceite; el PAN y el PRI, por ejemplo, fueron enemigos por décadas y para muchos ahora puede sonar raro e incongruente que vayan juntos, pero si el objetivo superior es detener a MORENA y generar contrapesos al presidente López Obrador, pues parece que será muy eficaz, por el alcance -180 distritos federales de 300-, de tal forma que si esto cuaja es muy probable que MORENA que tiene hoy 330 diputados, con todos sus aliados, va a caer con bastante. Si se suman todos los votos del PRI, PRD y el PAN en estos 180 distritos en donde van juntos, le ganarán a MORENA si tomamos los resultados del 2018. Por lo tanto, respecto a ese objetivo me parece que es una decisión táctica muy eficaz. Respecto a que viene después ahí podemos entrar en muchas especulaciones. ¿Realmente esto va a constituir una coalición legislativa que dure? No los sabemos. ¿Realmente esto va a generar mejores gobiernos y un congreso más profesional? No lo sabemos, pero en el objetivo táctico me parece muy bueno. Me parece que también López Obrador tiene un manjar en la mesa para decir: “Ya ven es el PRIAN que siempre ha estado unido”, lo cual no es cierto, es un discurso que puede ser eficaz, pero también es cierto que a López Obrador se le puede decir: MORENA se está aliando al Partido Verde, y el Partido Verde fue el aliado del PAN de FOX, fue el aliado del PRI de Roberto Madrazo, fue el aliado del PRI del Pacto por México, así es que en ese sentido MORENA y el Partido Verde quedan bastante cuestionables. Ahora bien, esta es la coalición para diputados federales, luego vienen las coaliciones que se están gestando todavía en estos momentos para gobernador y ahí también el alcance parece ser bastante más grande de lo que muchos pensábamos. De las 15 gubernaturas en el caso del PRI y del PAN van juntos en al menos 11 o 12 gubernaturas, de tal forma que es un alcance muy alto. Antes de esta coalición MORENA tenía una ventaja de 14 a 1 en triunfos y con esta coalición que se está gestando se ha equilibrado mucho y estarían mitad y mitad, o sea que se está emparejando mucho la preferencia electoral.

Curiosamente este tipo de coaliciones se hacían hace 10 o 15 años, pero en contra del PRI, de tal forma que esto es bastante lógico en la democracia y en la política, todos se juntan para vencer al mas poderoso y el poderoso se llama MORENA.

MORENA también va en coalición con el Partido del Trabajo y el Partido Verde, y aquí vemos cómo la memoria del presidente es muy corta, pero no de algunos de los mexicanos, pues recordamos cuando el ahora presidente denostó a los líderes del Partido Verde cuando hacían alianzas con el PRI, por lo que es muy incongruente que se alíen con ellos para hacer política. Ahora bien, MORENA tienen otro problema con su militancia pues han dicho: “¿Y por qué les vamos a dar posiciones? ¿Qué se han ganado ellos? No tenemos porqué ceder. Pero ahí el que manda es López Obrador y él tiene muy claros sus objetivos y los está realizando contra viento y marea, un ejemplo claro es la elección del nefasto Félix Salgado Macedonio que, a pesar de sus negros antecedentes, tanto políticos como de conducta, a ley de López Obrador lo ungió como el que será el candidato a gobernador de Guerrero, no importándole la opinión de la población. Y aquí es precisamente en donde vemos el intervencionismo del presidente, que en las mañaneras se ha ido en contra de la coalición de los partidos de oposición. Hoy López Obrador está haciendo lo que criticó durante mucho tiempo, por lo que: ¿Qué va a pasar si López Obrador se convierte en el principal manager de la campaña de MORENA? Pues va a ser un lío, porque es muy complicado, es ilegal, es inconstitucional y va a ser una fuente de conflicto permanente; ojalá el Tribunal Electoral, que es quien tiene la última palabra, y al que muchos han acusado de estar al servicio del nuevo gobierno, como también fue acusado de estar al servicio del anterior gobierno, ponga un alto, porque si no se va a salir de control el proceso electoral.