Marie Salas Valenzuela, directora del Centro de Inteligencia de Salud del Instituto de Servicios de Salud (ISSEA), informó que desde el diagnóstico del primer caso autóctono de dengue en septiembre, se han confirmado 421 casos en el estado. De éstos, 408 son autóctonos y 13 importados de otros estados. Se reportó una defunción, correspondiente a una niña de 12 años.
Los grupos de edad más afectados son los adolescentes de 10 a 14 años, seguidos por los adultos jóvenes de 25 a 29 años. Salas Valenzuela sugiere que este patrón de incidencia podría estar relacionado con la exposición a mosquitos en escuelas y lugares de trabajo, y una menor protección en el hogar durante la noche, especialmente entre los más jóvenes.
Del total de casos reportados, aproximadamente el 25% corresponde a estos dos grupos de edad. La distribución por género muestra una ligera preponderancia de mujeres, con un 52%, frente a un 48% de hombres.
Aproximadamente la mitad de los casos diagnosticados son de dengue no grave, y el resto presenta signos de alarma. Los casos graves, incluyendo las defunciones, son una minoría. El dengue ha impactado a todas las franjas de edad, desde niños menores de 1 a 4 años hasta adultos mayores.
A pesar de los recientes cambios climáticos, que incluyen temperaturas más bajas y lluvias, el mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, sigue siendo un desafío. La Dra. Salas Valenzuela enfatiza la necesidad de eliminar criaderos de mosquitos, ya que los huevos pueden permanecer viables hasta un año, eclosionando bajo condiciones climáticas óptimas.