El abogado fiscalista José Antonio Guerra Caparrós llamó ayer a las empresas a no desestimar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, aunque en este momento existe un concepto en boga denominado “fuerza mayor” y que cada vez más crece su posible uso derivado de la pandemia mundial y por la situación particular de México.

Indicó que el concepto de la “fuerza mayor” adquirirá más relevancia y será tema de muchos análisis y pronunciamientos en los tribunales, ya que este término significa que son situaciones ajenas que escapan de la voluntad de una persona o una empresa. Este elemento es muy importante desde la parte contractual como fiscal.

“A los contribuyentes les debe quedar claro que sí existen elementos de defensa mediante el concepto de fuerza mayor, pero el SAT y otras autoridades administrativas no se han detenido en el ejercicio de sus facultades ya que la recaudación se ha considerado como una actividad esencial”.

Frente a la contingencia sanitaria decretada por causa de fuerza mayor por el Consejo de Salubridad Nacional y posteriormente por la Secretaría de Salud mediante dos acuerdos que dictaron acciones extraordinarias y que ordenaron la suspensión de actividades no esenciales del 30 de marzo hasta el 30 de mayo, aquí hay una gran cantidad de personas físicas y morales afectadas por esas medidas emergentes.

José Antonio Guerra Caparrós indicó que este escenario está propiciando que las empresas no tengan con qué cumplir sus obligaciones contractuales y fiscales, pero los contribuyentes no deben confiarse porque el SAT no está descansando, incluso se observa una rapidez inusual en la emisión de créditos fiscales derivado de las auditorías realizadas a los causantes.

Comentó que en el artículo 73 del Código Fiscal de la Federación se habla del concepto de “fuerza mayor”, en el cual se establece que las autoridades fiscales no deberán imponer multas cuando se haya incurrido en alguna infracción como en este caso podría ser el incumplimiento de pago de contribuciones a causa de fuerza mayor o situaciones fortuitas.

“Por todo esto, la sugerencia a los contribuyentes no es el incumplimiento de sus obligaciones fiscales, porque la autoridad cuenta con otras medidas para sancionarlos como la cancelación del sello digital, lo que les impedirá facturar en sus negocios”, concretó.