El uso del cubrebocas de manera voluntaria anunciado en días pasados por autoridades estatales, a unos días de que inicie de la Feria Nacional de San Marcos, ha despertado la preocupación de autoridades eclesiásticas. El Obispo de la Diócesis local, Juan Espinosa Jiménez, indicó que aun cuando es importante que la reactivación económica comience a darse, también lo es que las medidas sanitarias prevalezcan para evitar de nueva cuenta alta incidencia en casos positivos por COVID-19.
El jerarca de la Iglesia en Aguascalientes lamentó que en varios lugares públicos se pueda observar a grandes cantidades de personas que actúan como si la pandemia hubiera sido superada, lo que implica un riesgo mayor ante la llegada de cientos de turistas que se darán a partir del próximo fin de semana. A pesar de que las medidas sanitarias y las jornadas de vacunación, parecen estar dando resultados, consideró necesario que el uso del cubrebocas, así como gel antibacterial y sana distancia, principalmente, se mantengan vigentes dentro de lo posible. Agregó, que la Iglesia ha sido desde el comienzo de la pandemia, responsable, por lo que continuará solicitando a los creyentes el usar las mascarillas de protección para no arriesgar la salud de los asistentes.
Finalmente, en cuanto al arranque de la verbena que justamente inicia el Viernes Santo, Monseñor Espinosa Jiménez, llamó a los creyentes a no distraerse para que esos días de reflexión no pierdan el sentido original.
“Todos necesitamos movimiento económico, pero que la economía no nos coma y no nos haga ser que Aguascalientes se convierta en un hospital de COVID. Tenemos que tener cuidado, no olvidemos que viene más gente de fuera”, resaltó.

¡Participa con tu opinión!