La calle Mariano Matamoros Norte, en el centro de la ciudad, es un lugar especial para los amantes de la lectura en Aguascalientes. Con sus nueve librerías independientes, se destaca a nivel nacional como una de las cinco en el país que ofrece tal concentración de opciones para los lectores.
Una de las más emblemáticas es Bibliofilia, que lleva 24 años. Luis Alberto Galarza Morales explicó que esta librería, pionera en la calle, fue clave para la formación del circuito de establecimientos que se ha consolidado con el tiempo. Bibliofilia se especializa en libros usados, descatalogados, antiguos y primeras ediciones, con una notable demanda de libros sobre la historia de Aguascalientes y México, así como novelas clásicas de aventuras y temas medievales.
Otra librería destacada es Cronos, que, aunque bajo su nombre actual tiene poco más de medio año, ofrece libros en la calle hace cuatro años. Según Kevin, encargado del lugar, este establecimiento ha notado un repunte en la afluencia de jóvenes lectores desde la pandemia, quienes buscan novelas y textos filosóficos.
Por su parte, Termápolis, atendida por César Gómez y establecida en 2008, ha visto un resurgimiento de jóvenes lectores en los últimos años. Su enfoque en novelas, especialmente las históricas y de misterio, ha mantenido un flujo constante de clientes, a pesar de las fluctuaciones en el mercado.
La Catrina, atendida por Juan, ha tenido una trayectoria intermitente debido a la pandemia y ha enfrentado una notable disminución en las ventas, principalmente por los cambios en los programas educativos que ya no incentivan la lectura extracurricular. Sin embargo, sigue atrayendo tanto a jóvenes como a adultos, con una oferta que abarca desde historia y novela hasta bestsellers recomendados en redes sociales.
En general, los libreros de la calle Mariano Matamoros Norte comparten una visión optimista sobre el futuro de las librerías independientes. Destacan la importancia de un trato personalizado y la satisfacción del cliente por encima de las meras ventas. La comunidad trabaja en conjunto para ofrecer una experiencia enriquecedora a los lectores, fomentando así la lectura en todas las edades.
A pesar de los desafíos, como la competencia con las grandes cadenas y el contenido digital, estos libreros están comprometidos con la promoción de la lectura y la preservación del libro físico, valorando la experiencia única que éste ofrece. Invitan a la población a visitar sus negocios, descubrir nuevos libros y apoyar la cultura local en una calle que se ha convertido en un verdadero oasis literario en la entidad.