Durante varios años, los países que fomentan la cultura de la tauromaquia han mantenido una comunicación constante, buscando promover y defender esta tradición con el objetivo de que continúe sin prohibiciones en diversas partes del mundo.
Ayer, en el salón «Antonio Bienvenida» de Las Ventas en Madrid, se presentó oficialmente el Consejo Internacional de las Culturas Taurinas (CICULT), una iniciativa donde distintas entidades colaborarán para garantizar la libre expresión de la cultura taurina, protegiendo tanto a los protagonistas como a los aficionados.
La Fundación Toro de Lidia de España, el Observatoire National des Cultures Taurines de Francia, Protoiro de Portugal, la Corporación Libertad Cultural de Colombia, la Asociación Cultural Taurina de Perú, la Unión Nacional de Espectáculos Tradicionales de Ecuador, la Asociación Venezolana de Tauromaquia y Tauromaquia Mexicana son las organizaciones que firmaron el convenio del CICULT.
El evento contó con la presencia de numerosas personalidades destacadas del mundo taurino y sirvió para exponer los objetivos de la organización. Manuel Sescosse, representante de México, afirmó que este esfuerzo se realiza con la esperanza de obtener mejores resultados y lograr una fiesta brava más unida.
Los representantes de cada organización expusieron su visión y, casi unánimemente, destacaron la importancia de defender la tauromaquia como parte fundamental de la historia y la cultura de sus países. Con este esfuerzo conjunto, se espera que la tauromaquia continúe creciendo y se mantenga como una actividad esencial en aquellos países donde los toros representan una pasión y un elemento cultural primordial.