Un recluso del Centro Penitenciario de Aguascalientes murió mientras se encontraba recibiendo atención médica en el Hospital Hidalgo, a donde fue trasladado por los mismos custodios, luego que comenzó a sentirse mal de salud.

El ahora occiso fue identificado como Salvador, quien contaba con 53 años y se encontraba interno en el Centro Penitenciario Estatal de Aguascalientes, que se ubica en el Blvd. Adolfo Ruiz Cortines.

Se informó que esta persona comenzó a sentirse mal de salud, pues se quejaba de un fuerte dolor de estómago, motivo por el cual los custodios procedieron a trasladarlo a la Enfermería del mismo reclusorio.

Sin embargo, debido a que el personal médico detectó que su estado de salud era delicado, se giraron instrucciones para ser trasladado al Hospital Hidalgo.

Fueron agentes de la Policía Procesal quienes hicieron el traslado y durante el trayecto, el interno comenzó a vomitar y convulsionar.

Cuando llegaron al nosocomio ubicado en la avenida Manuel Gómez Morín el paciente ya estaba inconsciente, además de que había caído en paro cardio-respiratorio, por lo que rápidamente el personal médico trató de reanimarlo con maniobras de RCP, pero minutos después fue declarado clínicamente muerto.

De estos hechos tomó conocimiento el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE, personal de la Dirección de Investigación Pericial y los agentes del Grupo Homicidios de la PDI.

El cadáver de Salvador fue trasladado al Servicio Médico Forense donde se realizó una necropsia, pero no se lograron establecer las causas de su muerte, por lo que se realizaron estudios de Histopatología y cuyos resultados estarán en los próximos días. Cabe destacar que no se encontraron huellas de lesiones en el cuerpo, por lo que todo hace presumir que el interno falleció por una enfermedad.