Mircea Mazilu

El pasado martes, 30 de agosto, falleció el ex líder de la Unión Soviética y uno de los personajes más famosos e influyentes de la política internacional del siglo XX. Mijaíl Gorbachov emprendió varias reformas como, por ejemplo, la glástnost y la perestroika, y llevó a cabo acuerdos y tratados con potencias extranjeras que cambiaron el destino del mundo y el rumbo del orden internacional. Sus decisiones trajeron como resultado el fin de la Guerra Fría y la caída del Telón de Acero, por un lado, y el derrumbamiento de la URSS, por otro. En el artículo de hoy repasamos su biografía.

Mijaíl Sergueiévich Gorbachov nació un 2 de marzo de 1931 en la región de Stávropol, situada al suroeste de la actual Rusia. Cursó sus estudios en la Universidad de Moscú, en donde se graduó en derecho en la década de 1950. En 1952 ingresó al Partido de la Unión Soviética.

En 1985 se convirtió en secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la URSS y en 1990 llegó a ser presidente de la Unión Soviética. Durante este período emprendió dos reformas importantes, mismas que resumen muy bien su mandato: glástnost y perestroika.

La primera de ellas tenía por objetivo generar libertad de expresión y libertad de prensa para que los ciudadanos rusos pudieran opinar y discutir asuntos sociales y políticos de su país. Sin embargo, esta reforma provocó muchas críticas entre los dirigentes y ciertos sectores de la sociedad rusa de aquel entonces, pues incentivó los deseos independentistas de los países miembros de la unión, como lo eran Estonia, Lituania, Letonia, etc.

La segunda reforma, denominada perestroika, pretendió liberalizar la economía del país, abriéndola al mercado internacional. Hasta aquel entonces la URSS practicaba la autarquía, política que tiene por objetivo bastarse con sus propios recursos.

Al mismo tiempo, Gorbachov llevó a cabo varios tratados con Estados Unidos para controlar la producción de armas nucleares. Estos acuerdos, que se llevaron a cabo durante las presidencias de George Bush padre y Ronald Reagan, junto a varias alianzas realizadas con países de la Europa del Oeste para destruir el Telón de Acero, pusieron fin a la Guerra Fría. Estos actos, considerados grandes logros por el lado occidental, le permitieron al líder soviético galardonarse con el Premio Nobel de la Paz en 1990.

No obstante, estas decisiones, calificadas por ciertos sectores de la población rusa y de la cúspide soviética como “fracasos”, trajeron como consecuencia el golpe de Estado de agosto de 1991 que, llevado a cabo por el KGB y miembros del Partido Comunista, tenía por objetivo deponer a Gorbachov.

A partir de ese suceso, el poder de este último se vio afectado hasta tal punto que en diciembre de aquel mismo año se vio obligado a dimitir, a disolver el Comité Central del Partido Comunista y, posteriormente, a declarar la caída de la Unión Soviética.

Entre las acciones más destacadas de su gobierno, sobresale también la retirada en 1989 de las tropas soviéticas de la Guerra de Afganistán, en la cual estaban involucrados desde 1978.

Mijaíl Gorbachov falleció el pasado 30 de agosto como consecuencia de una agravación de la salud y tras pasar varios meses en el Hospital Clínico Central de Moscú.

Su administración ha sembrado importantes valores para la práctica política rusa pero, desafortunadamente, éstos están tardando en dar buenos frutos.

Mircea.mazilu@hotmail.com