En el interior de su lugar de trabajo murió un sexagenario, tras sufrir aparentemente un infarto fulminante.
Los hechos se registraron el pasado jueves por la tarde, aunque fue hasta el viernes por la mañana cuando quedó al descubierto el cadáver.
El ahora occiso respondía al nombre de Hugo, quien contaba con 68 años.
Fue a las 09:10 de la mañana de ayer, cuando se reportó al número de emergencias 911 sobre una persona del sexo masculino inconsciente en el interior de un negocio con razón social “Italika”, que se ubica en la avenida San Lorenzo, en la zona Centro del municipio de Jesús María.
De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos los policías preventivos de Jesús María y policías estatales, además de la ambulancia ECO-336 del ISSEA. Tirado en el suelo e inconsciente, fue encontrado el sexagenario y al momento que los paramédicos procedieron a brindarle los primeros auxilios, se percataron que ya había fallecido.
En el lugar de los hechos se encontraba el señor Arturo, de 53 años, quien dijo ser el gerente de la tienda dedicada a la venta de motocicletas Italika, así como de refacciones. Y con relación a los hechos, señaló que Hugo era su empleado, mismo que era el encargado de cerrar el local al término de la jornada laboral.
Indicó que el pasado jueves el establecimiento fue cerrado al público a las 18:00 horas y el viernes, él se presentó a trabajar a las 09:10 de la mañana. Sin embargo, al momento de abrir, encontró a su empleado tirado en uno de los pasillos e inconsciente, además de que no reaccionaba a ningún estímulo, por lo que decidió llamar a los servicios de emergencia.
Al lugar de los hechos arribaron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales. Sin embargo, al confirmarse que se trató de una muerte natural, ya que el señor Hugo falleció de un infarto, se autorizó que el médico familiar expidiera el acta de defunción y realizara los trámites funerarios.