Ante la situación crítica a que se enfrenta el sector de la construcción, en el que están involucradas 53 ramas distintas de la industria, el Consejo Consultivo que los representa pedirá a las presidencias municipales, que las obras que realicen, así sean de menor dimensión, sean confiadas a constructoras formales, pues resulta que en algunos casos, se asignan de manera directa a otros que no están dentro de la formalidad.

Esto lo demandó el presidente del Consejo Consultivo de la Construcción, Ignacio Jiménez Armas, quien, sin decir nombres de los municipios donde no se acata lo que se indica en la Ley de Obra Pública, pues en estos días tendrán una reunión para llegar a un acuerdo que beneficie a las partes, resaltó que las empresas formales y locales necesitan incentivos e impulso, para generar economía en lo local y evitar la desaparición, sobre todo de las más pequeñas.

“Sabemos que aunque el Gobierno del Estado estire la sábana más, para que alcancen los recursos para todas las obras, es imposible, creo que nunca se deja de hacer obra, pero sí, son muy pocos los recursos destinados en esta ocasión”.

Insistió que si bien con el Gobierno Estatal se está haciendo sinergia para que se incluya a los constructores formales en las obras que se tengan, por muy pequeñas que sean, en donde se tiene que hacer lo mismo es en los municipios, pues hay dos o tres que asignan los proyectos de manera directa, no respetando la Ley de Obras e inclusive, a empresarios del ramo informales.

“Queremos hacerles un llamado para que se apeguen a la Ley de Obra Pública, que abran el abanico de oportunidades a todas las empresas. Por ahí vemos algunas situaciones complicadas en los municipios que tratan de evitar la Ley que es clara e indica que las oportunidades deben ser para todos los que cumplan los requisitos, pero hay quienes no lo hacen”.

Quien a partir de la semana pasada encabeza a los 11 organismos que son parte de este Consejo Consultivo, expresó que se trata de un sector que de por sí está muy lastimado económicamente, más a raíz de la presencia del COVID-19 en la entidad, y ahora más con el recorte presupuestal de la Federación, así como obras suspendidas por el Gobierno Estatal.

Subrayó que los recursos federales han sido muy raquíticos para Aguascalientes, y si bien el Gobierno Estatal se ha esforzado por seguir apoyando la actividad, no ha sido lo suficiente, pues ha habido obras canceladas de momento, como son los dos pasos a desnivel que generarían empleos y derrama.