La invalidez de las normas previstas en el Código Urbano que autorizaban la reducción de terrenos de donación al municipio por parte de los fraccionadores no generará beneficios al medio ambiente, manifestó el presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda, Evaristo de la Torre Sifuentes.
Luego de que la asociación civil Conversa Sur obtuviera un amparo por un juzgado federal para revertir la reducción de superficie de donaciones para espacios públicos comunes, afirmó que el sector de la vivienda acatará la disposición jurídica.
“El objetivo de lo que se perseguía no se va a cumplir por parte de la asociación. Habrá más lotes baldíos porque los gobiernos municipales no cuentan con los recursos para desarrollar estos espacios públicos con equipamiento”, advirtió.
El dirigente empresarial puntualizó que esta medida no fue impulsada por los constructores, sino por las autoridades municipales, con el fin de acceder en permuta a donaciones de infraestructura.
Lamentó que los terrenos de donación en su gran mayoría son improductivos, que no tienen beneficio, y que no tienen servicios, por lo cual se genera un mayor perjuicio que beneficio hacia la sociedad.
De la Torre Sifuentes manifestó que las empresas desarrolladoras entregarán las donaciones conforme a lo previsto en el anterior Código Urbano, como lo señala la resolución, sin que esto implique una afectación.
Argumentó que los condominios son espacios en los que se establece una menor área de donación, mientras que en el caso de fraccionamientos se podrían haber generado más espacios públicos en las colonias, como el sentido que buscaba esta reforma.
Cuestionó que el fin de la asociación civil resultó un disparo en el pie, porque la industria podría aportar con recursos a la consolidación de espacios comunes a cambio de menos metros cuadrados de donación.