El Gobierno de la ciudad acordó levantar las medidas de suspensión de las actividades y servicios de los establecimientos mercantiles y en adelante será el ISSEA a través de la Dirección de Regulación Sanitaria el que decida a partir de cuándo y qué giros irán abriendo paulatinamente.

El acuerdo especifica a partir de ayer que “todos los establecimientos mercantiles o lugares de cualquier giro, cuyas actividades incluyan vender, consumir o expender bebidas alcohólicas, que se encuentren en el municipio de Aguascalientes, sólo podrán ofrecer sus servicios en los horarios y siguiendo las medidas higiénico-sanitarias que se señalan en los protocolos sanitarios y conforme a cada giro en lo particular.

El documento firmado por el director general de Gobierno Municipal, Jaime Gerardo Beltrán Martínez, destaca que esto se determinó en apego a lo que establece el artículo 1º de la Ley de Salud del Estado de Aguascalientes, así como en cumplimiento a los protocolos y lineamientos que en la materia han emitido autoridades federales y estatales.

Es así que en adelante, la población deberá atender las recomendaciones contenidas en los protocolos en Materia de Protección contra Riesgos Sanitarios de COVID-19 emitido ya por la Secretaría de Salud Estatal y que puede ser consultada en la página web, con lo que se busca salvaguardar la salud ante el coronavirus.

De esta manera es que ha quedado sin efecto el aviso general del 18 de marzo pasado, emitido por la Presidencia Municipal, en el que se anunciaron medidas restrictivas con el fin de minimizar la probabilidad de transmisión y propagación del virus, evitando que las personas asistieran a lugares concurridos o eventos donde hubiera gran número de personas, priorizando con ello la salud y bienestar de todos.

Igualmente se hace referencia al acuerdo emitido el 14 de los corrientes por parte de la Secretaría de Salud, en el que se establece una estrategia de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, así como un sistema de semáforo por regiones, para evaluar semanalmente el riesgo epidemiológico relacionado con dinamismo de cada entidad federativa.