Sergio Cuevas Ávila
El Heraldo

Para el Colegio de Notarios Públicos, el Municipio de Aguascalientes muestra una falta de sensibilidad, de conocimiento de la realidad y de entendimiento de cuál es el monto de las operaciones reales que se verifican respecto del ISABI al pretender incrementar la tasa al 3%, estableció su presidente, Xavier González Fisher.
El representante de los fedatarios afirmó que si bien la propuesta es subirlo en un punto porcentual, la realidad es un incremento del 50% que se hace a un impuesto donde el Municipio de Aguascalientes tiene toda la cuchara para servirse.
Recordó que antes del 9 de marzo de 2010, el ISABI se calculaba conforme al valor catastral de los inmuebles y a partir de esa fecha se impone la obligación de acompañar a la declaración del impuesto, un avalúo comercial y el Municipio en la Ley de Hacienda se reserva la facultad de que si no considera correcto el avalúo, ellos hacen otro y cobran el impuesto conforme al avalúo que ellos efectúan.
“El Municipio califica el avalúo antes de aprobarlo y si no les parece la determinación del perito valuador, lo rechazan y le piden que lo corrija al alza, subiéndole, entre un 15 a un 30% del valor inicialmente determinado por el perito”.
Aparte del 2% que cobran sobre el valor de avalúo, dijo que hay otro impuesto oculto que el Municipio hace para efectos fiscales, donde si el avalúo excede en un 10% el valor de la operación, el que compra tiene que pagar un 20% sobre ese excedente a la Federación sin deducción alguna.
Por ello, señaló que el Ayuntamiento lo único que hace es alcanzar una meta presupuestal con un fin puramente recaudatorio y al aumentar en 3% el ISABI está inflando los precios de las propiedades, para tener una base cara para cobrar el impuesto, lo que va a generar que la gente no regularice sus propiedades por lo caro que les pueda resultar y evitar hacer estas operaciones.
Enfatizó que de acuerdo con la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, los impuestos tienen que ser equitativos y ajustados a la posibilidad de quien los tiene que pagar, por lo que el Municipio de Aguascalientes no lo está valorando así. “La autoridad tiene que ser más creativa, más distributiva en las cargas fiscales y tiene que entender que la carga tiene que ser proporcional y equitativa, no nada más sacarse de la manga el incrementar de un año al otro, en una mitad un impuesto”.