José de Jesús López de Lara

Un cafre provocó una auténtica tragedia en el poblado de El Gigante, en el municipio de Tepezalá, luego de que perdió el control de su camioneta y atropelló a una mujer y a su pequeña hija, además de impactar brutalmente a un ciclista.
Mientras el conductor de la bicicleta murió de manera instantánea, la mujer y su hija resultaron gravemente heridas y fueron trasladadas a recibir atención médica al Hospital General de Rincón de Romos.
El trágico accidente se registró el lunes a las 23:50 horas, en la carretera estatal No. 174, a la altura del poblado de El Gigante, poco antes del entronque con la carretera estatal No. 22 que conduce al poblado de San Antonio, en el municipio de Tepezalá.
Un reporte al número de emergencias 911, indicaba que en el lugar señalado líneas arriba, se había registrado un atropello múltiple y que había varias personas lesionadas, motivo por el cual acudieron al lugar del accidente los policías preventivos de Tepezalá y policías estatales, además de una ambulancia del ISSEA.
Fuera de la cinta asfáltica fue ubicado el cadáver de un ciclista que fue identificado como Refugio, de 36 años. Y a varios metros de distancia, se encontraban heridas dos peatones de nombres Isabel, de 32 años y su hija de 5 años.
Luego de recibir los primeros auxilios y ser estabilizadas, la mujer y su hija fueron trasladadas a recibir atención médica a las instalaciones del Hospital General de Rincón de Romos, donde quedaron internadas y se reportó su estado de salud como grave.
Para realizar las diligencias correspondientes, acudieron al lugar del múltiple atropello los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
De acuerdo a las primeras investigaciones, se estableció que estas personas fueron atropelladas por una camioneta Chevrolet Silverado pick up, color blanco, conducida por un adolescente que vive en el poblado de San Antonio, en el municipio de Tepezalá, quien se dio a la fuga, dejando abandonadas a su suerte a sus víctimas.
Se estableció que la camioneta Chevrolet Silverado se desplazaba a exceso de velocidad por la carretera estatal No. 174 en dirección de norte a sur, cuando al llegar a una curva que se ubica antes del entronque con la carretera estatal No. 22, el conductor perdió el control y atropelló a la mujer y a su hija que iban caminando por el acotamiento.
Posteriormente, embistió al ciclista que se desplazaba en sentido contrario de la camioneta, provocándole la muerte de manera instantánea. Luego del múltiple atropello, el sospechoso se dio a la fuga hacia la carretera federal No. 71.