En alerta máxima se encuentran autoridades ambientales de los tres niveles de Gobierno, ante el comienzo de Semana Santa. Y es que la aglomeración masiva en áreas naturales durante estos días, incrementa el riesgo de que se presenten al por mayor incendios forestales. En lo que va de la presente temporada, han sido siniestradas 920 hectáreas, principalmente de herbáceo.

El delegado de la Conafor en la entidad, Víctor Villalobos, precisó, que lamentablemente la mano del hombre sigue siendo la principal causa de los incendios forestales registrados. Muchos de ellos son provocados intencionalmente y otros más por fogatas mal controladas. Por lo anterior, cerca de 300 elementos de instancias como Bomberos del Estado, elementos de Protección Civil Estatal y Municipal del interior, así como personal de la SSMAA, Proespa, entre otros más, se encuentran en constante coordinación para atender cualquier eventualidad que se pudiera registrar en los siguientes días. El delegado detalló que aquellas personas que sean sorprendidas dañando intencionalmente áreas naturales, con la provocación de incendios, podrían ser acreedores a una sanción carcelaria hasta por 10 años, y una multa económica de consideración, dependiendo la gravedad del siniestro. Históricamente el año con mayor afectación en espacios naturales, fue en 1985, con más de 6 mil hectáreas siniestradas. Seguido del 2019, con un 4 mil 990 hectáreas incendiadas.

“El llamado es a evitar realizar fogatas, si observan un incendio forestal dar parte de inmediato a la autoridad marcando al 911 o al 01 800 INCENDIO. Esperemos mantener saldo blanco en áreas naturales en estos días”, concluyó.