Diversos establecimientos y negocios de centros comerciales han sido suspendidos por ignorar el periodo de cierre temporal ordenado por las autoridades para contener e impedir la transmisión del coronavirus (COVID-19).

El director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, informó que personal de la Guardia Sanitaria lleva a cabo la colocación de los sellos de suspensión en las tiendas tanto en el municipio capital, como en Pabellón de Arteaga, Calvillo y Rincón de Romos, por abrir sus puertas y brindar un servicio regular aún y cuando son negocios con actividades no esenciales.

También se llevan a cabo visitas de supervisión al Centro Comercial Agropecuario, en donde se suspendió temporalmente un negocio y se verificó que todos cumplieran con las medidas sanitarias obligatorias, como el uso del cubrebocas por parte de los comerciantes y clientes, la implementación de tapetes sanitizantes, aplicación de gel antibacterial y respeto de la sana distancia.

Las suspensiones temporales van acompañadas de una multa económica de hasta mil UMAS, es decir, unos 86 mil 880 pesos.

Personal de la Guardia Sanitaria continuará de manera permanente con las visitas de supervisión en todos los centros comerciales y plazas, a fin de hacer cumplir los ordenamientos sanitarios, y de ser necesario, aplicar sanciones económicas.

Respecto a las áreas de comida del Mercado Juárez, los locatarios deben servir sólo para llevar, los clientes no deben consumir en el lugar, de hacerlo también serán clausurados temporalmente.

Reiteró que durante lo que resta del mes de noviembre, negocios no esenciales deberán cerrar sus puertas; y además, tiene que respetarse la Ley Seca.